Las 6 Reglas de Arnold Schwarzenegger que te harán triunfar con tu blog

Hace unos meses publiqué un post sobre qué hacen diferente las personas exitosas y cómo sacar de eso conclusiones que puedas aplicar a tu proyecto de blog.

Hoy quería centrárme en una de esas personas que es la que personalmente más me ha inspirado, por lo sencillos, contundentes y eficaces que me parecen sus principios, mucho sentido común puro y una mentalidad total de ganador.

Esa persona es Arnold Schwarzenegger.

cabecera reglas schwarzenegger triunfar blog

Cuenta Arnold que cuando le preguntan por sus éxitos como fisioculturista, muchas veces aluden a un físico y unos genes privilegiados. No es extraño, es un razonamiento que parece lógico a primera vista.

Sin embargo, él siempre responde que pensar eso es un gran error: la clave de su éxito no estuvo en sus genes, sino en su cabeza. Había muchos culturistas más aventajados que él para ganar masa muscular, definición y otras cualidades, pero dónde él realmente les aventajaba a todos era en su mentalidad.

¿Qué tiene que ver ésto con la vida de un blogger?

Muchísimo porque, como en todo en la vida, tener éxito en tu blog es cuestión, entre otras cosas, de tu actitud.

Además, es de esas condiciones que son una condición necesaria, “sine qua non”. Puedes no cumplir con muchas otras cosas y triunfar igualmente, pero con ésta no puedes incumplir.

Por eso te quiero contar hoy las legendarias 6 reglas del éxito de Arnold Schwarzenegger. Son tan sencillas, de sentido común y eficaces que, cualquier persona, si de verdad las interioriza y las aplica, van a tener un impacto muy positivo en su vida y en cualquier proyecto que acometa; tu blog será simplemente uno de ellos.

Por qué la historia de Arnold Schwarzenegger es una gran lección para todo el mundo

Arnold nació en una familia muy humilde en Austria, en unas condiciones muy duras a todos los niveles. En las entrevistas cuenta que ya desde niño tenía muy claro que quería salir de esa situación, pero no sabía cómo lograrlo.

Un día, a la edad de 15 años, vio en la portada de una revista a Reg Park, un fisioculturista muy famoso de la época, protagonista de las películas de Hércules de los años 60. Cuenta Arnold que, al ver la revista, de repente, en un segundo se desplegó delante de él el plan completo para conseguir su sueño.

Aquí ya empezó su historia de éxito porque, a diferencia de la enorme mayoria de los mortales, su determinación y convicción de conseguirlo eran totales. A partir de este momento, solo tenía un objetivo en la vida: convertirse el mejor fisioculturista del mundo y conseguir llegar a través de ello a EEUU.

Tenía muy claro que nada se iba interponer entre él y ese objetivo, como dicen los yankkes: no excuses.

Ésa fue su visión y dedicó todo el tiempo disponible a hacerla realidad. El resto es historia.

Pero lo realmente extraordinario de Arnold no es que consiguiera cumplir ese objetivo y ser no solamente el mejor fisioculturista del mundo en su momento (7 veces Mr. Olympia) y, además, para muchos, el mejor de todos los tiempos, sino que su mentalidad le permitió replicar ese éxito también en otros dos campos más, completamente diferentes.

A Arnold lo conocemos como estrella de cine y como “Governator”, pero lo que hoy en día casi nadie recuerda es que se rieron durante mucho tiempo de él cuando dijo por primera vez que quería ser actor y luego de nuevo cuando quiso ser político.

De hecho, ambas pretensiones en su momento fueron “objetivamente” ridículas, como él mismo admite, pero aún así tenía claro que era lo que quería conseguir y, como ves, ese “problemilla” no le impedió conseguir ambas cosas.

Si no hubiese tenido una mentalidad tan única y diferente, no habría conseguido jamás todas estas cosas.

Las 6 reglas del éxito de Arnold Schwarzenegger

Por eso, hoy te quiero contar las famosas 6 reglas del éxito en las que resume Arnold esta mentalidad y filosofía que le han llevado a éxitos increíbles y en repetidas ocasiones.

Personalmente no llego a la disciplina tan increíblemente férrea de Arnold, pero me siento muy identificado con sus principios y su forma de pensar y creo que, adoptar, al menos un poquito, esa forma de pensar, también es tremendamente bueno para ti porque va a hacer que sea mucho más probable que consigas tus objetivos, los que de verdad importan, y que, en definitiva, seas más feliz.

Estoy convencido que te van a gustar estas reglas. Quizás simplemente te falte un poco de confianza para aplicarlas y conocer también un poco la historia de Arnold puede ser ese pequeño empujón que te falte.

Esta lista es un extracto que he traducido y resumido del primer vídeo que te dejo abajo del todo en versión original (en inglés) y que te recomiendo encarecidamente porque la historia gana mucho más si se la escuchas contar a él.

Además, en el segundo vídeo que viene un poco más abajo te cuenta su historia a fondo. Los vídeos están en inglés (muy sencillo de entender, por cierto, por su forma de hablar), pero recuerda que en YouTube también puedes activar subtítulos y traducción automática al español.

Pues aquí te dejo las 6 reglas de Arnold, tal como las cuenta él mismo:

1. Confía en ti mismo

Tienes que tener una visión muy clara de lo quieres hacer con tu vida, no lo que tu padre o tu madre quieren que hagas, sino lo que tú quieres hacer con tu vida.

Yo sabía, cuando era un niño, que quería ser un campeón del mundo en el culturismo. Además, no solo quería ganar un premio en una competición, quería ser el mejor culturista de todos los tiempos.

Mis padres querían una visión diferente para mí: Ellos querían que yo fuera un oficial de policía, como mi padre, para casarme con una chica llamada Heidi, y tener un montón de niños, al igual que la familia von Trapp en “Sonrisas y Lágrimas”…

Pero lo que yo quería era salir de Austria y venir a Estados Unidos para ser un campeón.

Tenía una convicción y confianza total en esa decisión y eso me permitió perseguir ese objetivo sin vacilar.

Ten confianza en ti mismo, crea tu propia visión y vete a por ella. Una vez que tu visión tenga la suficiente fuerza, tendrás la motivación para matarte a trabajar para hacerla realidad.

2. Rompe algunas reglas

Franco Columbu (otro famoso bodybuilder de la época de Arnold) medía 1,65 cm. Todo el mundo le decía que debido a ello jamás llegaría a ser un campeón del mundo.

Las reglas decían que solamente los chicos altos y grandes ganan Mr. Universe, Mr. Olympia, y todos los grandes títulos. Pero Franco rompió las reglas. Se convirtió en el asesino del monstruo. Ganó el Mr. Universe en tres ocasiones. Ganó el Mr. World. ¡Incluso ganó el Mr. Olimpia dos veces!

Yo hice lo mismo. La gente decía que no podía convertirme en actor. Las reglas decían que los actores con acentos fuertes y aspecto de monstruo no podían ser actores.

Rompí las reglas. No me importaba si nadie en la historia jamás lo había hecho. Tomé clases de actuación, clases para mejorar mi acento y clases de inglés. He trabajado duro, y me convertí en una estrella de cine.

Por eso digo: rompe las reglas. No infrinjas la ley, pero de vez en cuando rompe las reglas.

Multiplica el Nº de gente que lee tu blog

Con este eBook gratuito de plantillas de copywriting crearás titulos que dispararán los clics en tus contenidos:

  • 77 Plantillas de títulos probadas que multiplicarán los clics.
  • Sacaras infinitas ideas crear tus propios títulos.
  • Con las palabras "mágicas" redactarás textos irresistibles.
¡Buenas! ¿Me dices tu nombre?

¡Un placer conocerte!

Apuntáte aquí y recibirás gratis una copia del eBook.

3. No temas el fracaso

Cuando te caes, siempre te puedes volver a levantar. Tienes que tomar riesgos. Si asumes riesgos, nunca conseguirás romper un récord. Si eres capaz de hacer un press de banca de 400 libras y quieres hacer 420, pero tienes miedo a fracasar, entonces ni siquiera probarás los 420. ¡Relájate! No tengas miedo.

El verdadero fracasado es una persona que se cae y nunca se vuelve a levantar. Un ganador se cae, se levanta, se sacude el polvo y lo vuelva a intentar. ¡No tengas miedo a fracasar! Todo el mundo falla. No tengas miedo de marcarte objetivos e ir a por ellos.

4. Ignora a los que te dicen que no lo conseguirás

Si hubiera hecho caso a las personas que me intentaron quitar mis ideas de la cabeza, aún estaría en Austria, en los Alpes, cantando a la tirolesa.

Cuando yo tenía 15 años y le dije a la gente que quería ser un campeón de culturismo, enseguida me dijeron que no lo iba a conseguir. “Es imposible”, dijeron. “Es un deporte estadounidense. En Austria, puedes ser un campeón de esquí, ciclismo, o tal vez futbolista, pero no puedes ser un campeón de culturismo.”

¿Sabes qué? Yo no escucho a esta gente. Me mudé a los Estados Unidos. Me convertí en un campeón de culturismo. El resto es historia.

Cuando me postulé para gobernador de California, dijeron: “No, no puedes. Tienes que presentarte primero a la alcaldía del ayuntamiento, luego senador del estado, y luego tal vez a gobernador.”

Les dije al diablo con todo eso. Sentía pasión por el servicio público y dar algo a cambio por todo lo que había recibido de ese maravillo país que es EEUU. Quería ser elegido Gobernador, me presenté y dos meses más tarde fui Gobernador.

arnold schwarzenegger joven

Arnold en sus tiempos de fisioculturista cuando todo empezó.

5. Echa el resto

Odio cuando la gente dice: “Yo no tengo suficiente tiempo para hacer ejercicio.”

A mi modo de ver, eso es una tontería. Dispones de 24 horas en un día. Dormir te consume seis horas, y sigues con 18 horas restantes. Haces tu trabajo, lo que probablemente lleva 8-10 horas, y sigues disponiendo de otras 8-10 horas. ¿Me estás diciendo que no puedes hacer nada de ejercicio en ningún momento durante ese periodo?

Lee un libro, presta atención a tu familia, pasa tiempo con tus amigos y reserva de 30 a 45 minutos para hacer ejercicio todos los días. ¡Eso es un mínimo! Te prometo que puedes encontrar o crear el tiempo para hacerlo.

Un día dura 24 horas, por lo que no limites tus horas de trabajo a ciertas partes de ella. Mátate a trabajar para conseguir tus objetivos, echa el resto. Nadie ha conseguido nunca un éxito sin tener que trabajar duro para conseguirlo. No hay atajos. Echa el resto y lo conseguirás.

6. Devuelve algo a los demás

No estamos donde estamos hoy sin ninguna ayuda. A todos nos ayudan en el camino. Nunca hemos hecho algo 100% por nosotros mismos. Todo lo que he hecho en mi carrera como actor, en la política, el dinero que logrado ganar, el éxito en los negocios y el culturismo, mi fundación, mis iniciativas para el medio-ambiente,… todo esto lo he hecho siempre con la ayuda de mucha gente.

Ellos me ayudaron y por eso yo debo ayudar también a los demás.

Es por eso que he creado los programas especiales de ayuda a estudiantes, por lo que colaboro en las Special Olympics, y por lo que me preocupo por las cuestiones medio-ambientales. Quiero limpiar el medio ambiente y crear un futuro de energía verde para que nuestro mundo sea un lugar mejor que cuando lo heredamos.

Tenemos que ayudar a la gente. Hay millones de niños que necesitan ayuda, que provienen de familias sin recursos económicos o analfabetas.

¡Hay que ayudarles a aprender a leer! ¡Hay que animarles a hacer ejercicio y un estilo de vida saludable! Únete a una organización en la que puedas dar a un niño un abrazo, colgar una medalla alrededor de su cuello y decirle: “¡Eres un ganador! Creemos en ti. Te amamos. Nos preocupamos por ti.”

Haz algo por tu comunidad, tu estado, tu país. Da algo a cambio por todo lo que has recibido.

Lecciones aprendidas

Ya hace unos años que descubrí por casualidad la historia de éxito de Arnold, lo que hay realmente detrás de su vida, y me impactó.

He visto películas suyas en el cine y la verdad es que Arnold Schwarzenegger era un personaje que tenía trivializado por los tópicos tan estúpidos en los que caemos (¿cómo va a tener un culturista cerebro?). No me habría imaginado ni por asomo lo que hay detrás de esta persona fascinante.

Conocer su historia fue una gran lección y una gran motivación que ha cambiado mi modo de ver las cosas, diría incluso que ha influenciado muy positivamente mi personalidad, ha sido determinante para mi forma de pensar actual, muy diferente a lo que era en el pasado.

Desde entonces no he dejado de interesarme y de aprender de otras historias de éxito que encuentro tremendamente enriquecedoras.

La lección más enriquecedora que he aprendido de él es cómo la determinación, la fe en ti mismo y el trabajo duro te pueden llevar hasta lugares que jamás te habrías atrevido a creer posibles y cómo es fundamental borrar ese estúpido miedo al fracaso de la mente, que muchas malas influencias nos han inculcado en el pasado.

No existe techo para ninguno de nosotros; el techo sólo te lo pones tú. Tengo muy claro que esa será una de las principales lecciones que inculcaré a mis hijos y, si logro hacerlo, tengo claro que será determinante y positivo para sus vidas.

Por eso, espero sinceramente que con este post pueda conseguir un efecto, al menos parecido, también en ti.

También creo que es una magnífica lección de humildad. Como dice Arnold, en todo lo que conseguimos ha habido ayuda, nunca es mérito exclusivamente nuestro; siempre hay terceros implicados, empezando por haber tenido la suerte de nacer en un país (medianamente) civilizado. Por eso, creo que la humildad es una obligación; no guardar unos mínimos de humildad ante esa verdad es negar la realidad de las cosas y eso es simplemente profundamente estúpido.

Este post es también un modesto homenaje a Arnold porque el nacimiento de este blog y el hecho de haber llegado hasta el punto en el que se encuentra hoy (una actividad que nos encanta y el principal sustento de nuestra familia) tiene mucho que ver con haber descubierto la historia de Arnold. Son incontables las muchas veces que acordarme de esta historia me ha ayudado a seguir trabajando a altas horas de la noche y sin fuerzas cuando este blog era aún un bebé.

Así que, aunque dudo mucho que leas este blog alguna vez, y mucho menos en español, desde Madrid: gracias Arnold 🙂

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (12 valoraciones, media: 4,67 sobre 5)
Cargando…

Acerca del autor: Berto López

Soy autor y cofundador de este blog, actividad que realizo como hobby ya que las nuevas tecnologías siempre me han atraído mucho.

Ahora trabajo por cuenta ajena, pero he sido empresario durante casi una década trabajando en la implantación de proyectos tecnológicos en sectores con carencias en conocimiento de las nuevas tecnologías, como Retail y Pymes.

De hecho, esta experiencia ha sido la inspiración para el blog: ayudar a profesionales y pequeños empresarios a conocer y aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías y la web 2.0.


Comentarios

  1. Me ha gustado mucho este post, muy interesante. La cuestión es que nunca se rinda uno y seguir adelante; como siempre digo, con constancia y perseverancia podemos llegar al sitio donde nosotros queramos ir.

    Bonito e interesante post, Berto.

    Saludos.

    • Hola, Manuel.

      Sí, comparto totalmente tu filosofía: en el camino siempre hay piedras y muchas veces nos caeremos; pero lo importante no es no caerse, sino levantarse y seguir caminando… Y el resultado del esfuerzo y el trabajo bien hecho, al final, tiene su recompensa.

      Muchas gracias por compartir este bonito pensamiento.

      Un saludo.
      Raquel

  2. Me ha gustado mucho el post porque también me encanta Arnold 😀

    Creo que sus lecciones también se pueden aplicar al desarrollo personal, a la autoestima y a la consecución de objetivos. Su constancia, su fe en sí mismo y su empeño en lograr sus sueños le ha llevado a donde está hoy. Creo que eso es admirable y es un ejemplo de que “se puede hacer”. ¿Quién eres tú para dejarte llevar por los miedos y las dudas?

    Si alguien puede, tú puedes.
    Si alguien nunca lo ha hecho, tú puedes ser el primero.

    Gracias por el post. ¡Muy bueno sí señor! Un abrazo

  3. Una gran historia la de Arnold, siempre le he admirado, desde pequeño.

    Recomiendo completamente a quien no los haya visto aún, los dos vídeos, aunque os hayáis leído el post.

    • Berto López dice:

      Hola Rubén.

      Muchas gracias; me alegra mucho que te te haya gustado. Yo creo que como ejemplo de superación personal, Arnold es un ejemplo y un referente perfecto.

      Un saludo.
      Berto

  4. Genial post Berto. He leído muchos post del estilo. Internet está plagado de blogs que cuentan lo que has contado. Yo también lo hago 😉 Pero no conocía la historia de Arnold. Es un cachondo! Sin duda la clave está en la actitud y en dar y recibir ayuda cuando se necesita. ¡Un abrazo!

  5. Para mí lo mas grande de Arnold es que, teniendo ese apellido tan complicado, haya conseguido ¡que muchas personas sepamos escribirlo sin error! Es un claro ejemplo de una persona que ha focalizado sus sueños y ha luchado por conseguirlo. Precisamente, en mi primer artículo de mi blog hablo de focalizar los sueños y uno de los ejemplos que pongo es a Will Smith (hay un vídeo con momentos suyos como entrevistado contando cómo ha conseguido éxito, que es genial), que también es una persona que tiene las cosas muy claras y que ha llegado a la cima gracias a la perseverancia y trabajo.

    Un saludo!!

  6. ¡Que post más bonito! La verdad que no tenía ni idea de la vida de Arnold, es más, una amiga mía fotógrafa suele ir a eventos de culturismo y siempre me burlaba de ella por eso, pero me di cuenta de que es muy fan de este señor, ¡y no me extraña!
    Sin duda llevaré escritos sus consejos en mi diario-libreta que llevo conmigo, ya que en mi caso estoy emprendiendo en secreto, Arnold lo dijo en alto lo que quería hacer, pero yo tengo ese miedo de decirlo, de gritarlo, pero sin duda voy a trabajar estos consejos para poder conseguir mi objetivo empresarial.

    Y por cierto, ¡voy a compartir este post con mi amiga Ana, gran fan de Arnold! 😛

  7. Gracias Berto,

    hace tiempo tenía ganas de saludarte, para agradecerte por este medio la excelente calidad de tu Blog y el aporte que tú y tu equipo están haciendo . Yo personalmente soy un aprendiz de estas herramientas online y por la misma razón considero tu Blog y la gran mayoría de los Post que ustedes publican de gran valor. Una vez más, muchas gracias!

    Un saludo desde Dresden, Alemania.

  8. Me encantan tus posts. Son muy atractivos a la par que informativos.

  9. Hola Berto. Impresionante post. Al igual que tú (disculpa por el tuteo) dudaba de que Arnold Schwarzenegger pudiera enseñar algo que no fuera disciplina, que se le presupone debido a esos tópicos estupidos de los que has hablado.
    Por todo esto a las 6 reglas que nos enseñas en tu post añadiría la de no tener prejuicios, nunca sabes qué hay detrás de una persona y puedes perdete una fuente de inspiración o simplemente aprender algo que te puede enriquecer personal y profesionalmente.
    Un placer leerte, un saludo.

  10. Nelson Medina dice:

    Excelente artículo. Lo que más me ha gustado es el tema de no temer al fracaso. Si uno pierde el miedo al fracaso se cumple lo de nunca renunciar a tu objetivo.

    Saludos,
    -Nelson

  11. Actualmente estoy en Chicago trabajando en el área de ventas tengo un blog que es un bebe recién nacido, tuve la oportunidad de conocer nuestra madre patria España, fue una experiencia inolvidable, te agradezco el trabajo y esfuerzo que haces para mantener tu blog me parece muy interesante, he inspirador.

  12. Una maravilla de post. Siempre me gustan tus artículos, Berto. Los encuentro útiles, inteligentes y muy generosos. Nos muestras todo sin reservas. Y este ha sido estupendo. Observo cada vez más profundidad en tus reflexiones y un enfoque más global de todo (el blogging como una herramienta más hacia la realización y la expresión de todo nuestro potencial). Una joya.
    Muchas Gracias

  13. Javier De Titta dice:

    Hola Berto
    Me gusto mucho la parte en que dice “Tienes que pensar fuera de la caja después de todo que sentido tiene ser comprendido, si todo lo que quieres hacer es caerle bien a todos para evitar problemas”.
    Es impresionante es hombre todo lo que se propuso lo alcanzo o estuvo entre los mejores. No me quiero imaginar todo lo que habrá hecho en sus comienzos para llegar porque no es lo mismo que te lo cuenten a vivirlo.
    Muy bueno el post !
    Un saludo!

  14. Alejandra Párraga dice:

    Hola Berto! Me encanta tu blog y la información que publicas en él, pero esta historia es muy alentadora, ya la conocía pero más resumida. Había escuchado que Arnold siempre decía que iba a ir a Estados Unidos, que se casaría con una Kenedy, que sería actor y famoso. Me ha gustado mucho lo que explicas en el blog, como siempre excelente. Gracias.

  15. Me quedo con la determinación, la fe en ti mismo, trabajo duro y humildad se consigue tus sueños
    Gracias Berto.

  16. Siempre es agradable leer sobre personajes de éxito, porque nos llena de vitalidad y nuevos sueños. Es inspirador. Pero creo que limitar el éxito a ganar mucho dinero o ser una celebridad en algún campo determinado no es justo. La vida está llena de personas que nunca saldrán en las noticias y que también son gente de éxito. Que no tienen la cuenta bancaria abultada pero tienen una espiritualidad y fe fuera de toda duda. Y que también aplicaron estas reglas o otras parecidas en su vida cotidiana. Que respetaron y fueron respetados. Que llevaron y llevan una vida satisfactoria. Se puede tener éxito llevando una vida sencilla.
    Felicidades por el blog.

  17. Hola Berto,
    Me ha parecido muy inspirador y eso con que con Arnold de por medio lo dudaba. Creo que la diferencia en todo esto se basa en saber desde cuando tienes claros tus sueños, si es desde pequeño es más fácil , si es ya de mayor es más difícil puesto que hay muchos más demonios internos contra los que luchar, pero creo que no es imposible,
    Un abrazo Berto.

  18. Guau! No conocía la historia de Arnold.

    La verdad es que tengo que reconocer que aquí yo también había caído en los típicos tópicos, sin embargo tiene un mensaje detrás muy inspirador y con mucha fuerza.

    Muchas gracias por este post!

    Yo también creo que con paciencia, determinación, foco y amor por lo que haces se puede triunfar, independientemente de la competencia. En la mayoría de los casos, nuestro peor enemigo no es la competencia, sino nosotros mismos y la falta de confianza en nuestras capacidades.

    Un fuerte abrazo! 🙂

  19. Me ha encantado!
    Gracias por compartirlo. No tenía ni idea de que esta fuese su historia…
    Recalco el punto 5, que ahora empezando con el blog como estoy es el que más en la mente tengo.
    Hay que trabajar duro y llegaremos a sitios que ni imaginamos!!!
    Buen día!
    Arantxa

  20. Gracias Berto, éste blog me está ayudando mucho en muchos aspectos, justo en el momento que necesito motivación me la ha dado. Gracias y eso que sólo tengo un par de días de haberlo encontrado. Están haciendo bien las cosas aquí. 🙂

  21. Un post excepcional
    Y excepcionales comentarios.
    Podría suscribir muchos de ellos en su totalidad.
    Asi que para que repetirme.
    Como algunos de los contertulios, en mi juventud siempre fui una “rata de gimnasio” y para uno de estos seres Arnold siempre fué… “simple the best”
    Tanto en sus inicios y sus “batallas” contra Zane… como ya instalado en el estrellato dando su ayuda a su intimo amigo Columbu (retirándose del MrOlimpia para que Franco lo ganase, si mal no recuerdo)
    Un crack, que tiene seguidores incondicionales… y detractores.
    Casado con una Kennedy (ojo al dato) de la que se separó… por infidelidad, hace escasos años.
    Y desde entonces… cuesta abajo.
    Increíble, pero cierto.
    En fin, ciñéndonos a su postulario, sin duda son seis reglas para memorizar y tener en cuenta.
    Aunque también, la postura “negativista” en el mas “positivo” sentido de la palabra debe de ser considerada… siempre.
    Si tu no tienes la genética de Arnold… nunca serás Arnold.
    Tus objetivos deben de ser otros.
    Y como aportación, mi granito de arena.
    Hay una séptima regla, que no se ha incluido aquí o por lo menos yo no he visto (ojo, no he visto los vídeos)
    Y Arnold la ha repetido una y otra vez hasta la saciedad.
    “Hay que saber vender tu trabajo. Sin ello estas perdido. Con elegancia, pero también constancia. En toda circunstancia y en cualquier lugar.”
    En definitiva:
    Hacer cosas es relativamente fácil.
    Todo el mundo las hace, con mayor o menor éxito.
    Pero venderlas, es muy difícil.
    Y cobrarlas… dificilísimo.
    😉
    Un abrazote a tod@s.

  22. Gracias Berto, es la mejor historia de éxito que he leído, quiero decirte que me ha resultado bastante motivante este post, además de que me has renovado las fuerzas para seguir luchando.

  23. No sabía que Arnold era blogger 😀

  24. Gracias, una vez mas.
    Es necesario tener claro hacia donde vas y,hacerlo con determinacion.
    En mi caso, la gestion del tiempo es lo que siempre me ha fallado
    Espero rectificar.
    Mi blog me espera y, sabes lo que me ocurre? que me da cierto temor a publicar por si lo hago mal.
    Saludos

  25. Hola:

    ¡Un gran post y grandes comentaristas! Casi me dejan sin que decir.

    El tema de la voluntad para lograr las metas se ve reflejado en Arnold. Todo lo que escribiste me recordó mi propia historia.

    Cuando era niña y adolescente sufría matoneo por dos cosas, por defectos físicos (tengo disminución auditiva) y por ser “nerd” (tener excelente calificaciones). Estuve mucho tiempo con depresión. Como toda la vida he sido lectora voraz (gracias a mi padre), encontré la luz en uno de tantos libros que no voy a mencionar. Me dije: ¿Quienes son ellos para decir de qué soy capaz? Así que empecé mi carrera para ser profesional, tener la vida que siempre desee (la de ese momento) aún cuando en el mercado laboral pudiera sufrir discriminación.

    Hoy trabajo en una empresa en la que muchos desearían estar, mis defectos físicos no fueron nunca impedimento para lograrlo. Agradezco mucho a mi familia que siempre me alentó, a los pocos amigos verdaderos que he tenido, a Dios y por supuesto, a mi férrea voluntad.

    ¿Qué habría sido más fácil? Continuar llorando y hundiéndome en la depresión. Sintiendo lástima porque mi vida no fue de otra manera. Pero no, salí de allí y me creé ideales altos por encima de lo que fuera.

    Esas personas que se burlaron de mí, que no daban un peso porque yo pudiera lograr algo hoy se han tenido que tragar sus palabras. No los odio, les agradezco, porque lo que hicieron fue el motor para que yo persistiera y pueda contarlo.

    Hoy ya he quemado esta etapa y me he creado nuevos ideales. También me encontrado ladrones de sueños que nunca faltan. Pero sigo insistiendo porque no importa si voy lenta como la tortuga, al final puedo ganarle a la liebre, paso a paso, a mi ritmo y con la mente puesta en el horizonte.

    Volviendo al artículo, me identifico plenamente con Arnold y contigo, cuando se quiere algo, hay que ir por él, lo demás son excusas. Para la muestra un botón.

    Un abrazo y muchas gracias.

    PD: He compartido tu post. Es una gota de inspiración en un mar de negativismo.

    • Berto López dice:

      Gracias por tu relato Maryory, no hay mejor manera de completar este post que con otra historia personal como la tuya y mi enhorabuena por el camino que has tomado:)

      ¡Un saludo!
      Berto

    • Me identifico con tu historia Maryori, aunque yo aún sigo atravesando la dificultad de la pérdida auditiva. Cuando yo era niño y adolescente admiraba mucho a Arnold y hace unos dos meses soñé con él. En el sueño aparecía su historia de vida aunque diferente de su verdadera historia (la que leí en wikipedia luego del sueño) pero logré captar el mensaje: la autodisciplina, la claridad de pensamiento, la precisión en el objetivo, el valor inquebrantable…que me ha ayudado mucho a enfocar mi mente en el rumbo en que quiero dirigir mi vida y creo que llegar a esta publicación no es una coincidencia.

      Gracias Maryori por compartir tu historia y gracias Berto por compartirnos esta aleccionadora publicación.

  26. Alien Carraz dice:

    ¡Magnífico! Una historia llena de estímulos y sensaciones positivas que me lleva en volandas a renovar mis esfuerzos por sacar adelante mis proyectos y que a la vez me abre una perspectiva que se ajusta muy bien con mis ímpetus de ser yo mismo y de querer hacerlo bien.
    ¡Muchas gracias, Berto!

    Alien

  27. Hola!!!
    Que post más interesante… y los comentarios también me han gustado!! Jo, y encima hablas de una persona que me cae genial; siempre me encantaron sus películas y le admiré cuando se dedicó a ser político. Y ahora que conozco su “truco”… uff, es genial. Aunque también pienso que yo no puedo aplicarme todas sus teorías (pero créeme que lo intento).
    Me ha gustado el comentario de Fer, y me ha hecho pensar. Pues fíjate cuál es mi historia; tengo una carrera de ciencias y un Master de postgrado especializado en la dirección de empresas… bueno bueno, impresionante. Trabajé en la empresa de mi familia hasta que se vino abajo con la crisis. He estado trabajando en varias multinacionales y ahora, de repente, quiero cambiar completamente mi vida. Me encanta la idea de escribir en un blog; tras varios intentos con algunas personas de montar nuestra propia empresa (el caso es que la gente se me pega como las moscas a la miel, pero luego nadie quiere currar, todos esperan obtener beneficios ya mismo y sólo con mi talento (lo siento, no quiero que suene presuntuoso)), tengo una enorme ilusión por montar un blog en plan bien sobre cosmética y maquillaje. Porque es algo que me encanta, de verdad, mucho más de lo que imagináis. ¿Y por qué no voy a dedicarme a ello?. Si hasta ahora sólo he estado rodeada de egoísmo, ambición a toda costa y peloteo por doquier!!
    Por eso, entre mi ilusión que es enorme, y este artículo de motivación… uff, estoy que me salgo jajajajaja.
    Gracias por este post, de verdad!!! Guardaré el artículo para leerlo de vez en cuando, entre tantas guías sobre SEO, posicionamiento web, Analytics,etc etc… esto es un soplo de aire fresco también totalmente necesario.
    Un abrazo
    Ana

  28. Gracias por este post tan enriquecedor! como madre emprendedora me siento muy identificada, sobretodo por que el salio de su zona de confort como querían sus padres y fue a por un objetivo en la vida, solo mirando al frente sin mirar ni oír a los demás que decían que no podría lograrlo!

    • Berto López dice:

      Sí, en el primer vídeo me encanta cuando en su charla se dirige a los padres de los alumnos con mucho humor y les dice que quizás se mejor que se pongan tapones en los oídos porque quizás no les gueste lo que va a decir a sus hijos. Simplemente genial 🙂

      ¡Un saludo!
      Berto

  29. Hala! Mi primera interacción con este blog después de días suscrita y mirándolo de cerca. Es un post muy emocionante y alentador… una lección de mentoring sin igual. Muchas gracias por la inspiración para los nuevos bloggers, y enhorabuena por el gran trabajo. Estoy trabajando en la construcción de mi propio blog, y me encantaría que un día Ciudadano2.0 y yo podamos colaborar. Les contactaré sin duda.

    Un saludo fuerte!

  30. Muy inspirador.

    Me encanta ese filtro personal desde el que lo has escrito.

    Siempre me fascinó Arnold, desde que era niña. Nunca pensé que me inquieta inspirar índice de esta manera.

    Muchas gracias!

  31. Hola Berto,
    el problema de estas historias de éxito es que están contadas por quienes han triunfado, es decir, solo aparecen en escena “los elegidos” obviando a cuantos se han empeñado y trabajado duro para conseguir algo y quedaron en el camino, que son la mayoría. Y luego, los que triunfan cuentan su historia a su modo, que sin ser incierta, matizan para que llegue al público como crean conveniente. Arnold es de ese tipo de gente que está hecha de otra pasta. Como antiguo practicante de culturismo pongo en duda que hubiera culturistas más aventajados que él genéticamente; había muy buenos rivales, algunos de los cuales le ganaron en alguna competición, pero él era único. Estoy de acuerdo con su mentalidad de ganador (como la tenía también Frank Zane, otro Mr. Olympia de su época) y eso puede verse en alguna escena de Pumping Iron, pero quizás tenía esa mentalidad porque conocía sus cualidades, a sus rivales y… ya era un ganador.

    Arnold, su colega Stallone (cuya historia también es fascinante), Steve Jobs y tantas otras personas exitosas tienen o tuvieron -en el caso de Jobs- una inteligencia superior a la media, unas cualidades destacables y unas circunstancias particulares que hicieron que sus vidas siguieran un camino vetado a la mayoría. ¿Qué tipo de gente es capaz de hacer cosas como estar atendiendo tus negocios por teléfono mientras te maquillan para una escena, como hacía Arnold? Pues gente diferente. Le preguntaron una vez a qué tenía miedo y respondió que tenía miedo a no temer a nada. ¿Cuántos podemos decir algo así?

    Con este comentario no pretendo quitar valor a lo que puede aprenderse de figuras como la del artículo sino desmitificar un poco la afirmación de que todos podemos conseguir lo que queramos, porque no es cierto. Estoy de acuerdo en que lo más importante parece ser la actitud y estar dispuesto a pagar el precio pero no es fácil adquirir esa actitud para estar dispuesto a hacer lo necesario para triunfar. Estas historias están bien para motivarse en momentos bajos, a mi también me gustan, pero manteniendo los pies en la tierra. No todos podemos conseguir todo lo que queremos.

    No pretendo chafarte el espíritu del post, tan solo mostrar un poco “la otra parte”, al menos desde mi punto de vista. En realidad me ha gustado mucho y lo he compartido en Twitter mencionando a Arnie, a ver si se pasa y lo ve 😉

    Un saludo.

    • Berto López dice:

      Hola Víctor,

      Estoy al 50% de acuerdo contigo y al 50% no 🙂

      Es cierto que hay gente que por sus condiciones inherentes (inteligencia, etc.) lo tiene muy complicado para conseguir el éxito y la felicidad en sus vidas. Y es bueno (incluso necesario) ponerle siempre un filtro de “ducha de realidad” a estas historias.

      Ahora bien, diría que esos son casos extremos. Lo que veo es que, por regla general, que la gente “normal” está muy lejos de aprovechar su potencial para alcanzar una situación que les satisfaga más, y es una cuestión de actitud. He visto en primera persona muchos ejemplos.

      Llevando esto a nuestro terreno te puedo contar, por ejemplo, el caso de pequeño emprendedores con una tienda a pie de calle a los cuales he intentado convencer de que hagan una cosa tan simple como llevar una lista de correo (con Mailrelay, por ejemplo, sin blog ni nada) para sus clientes para acumular sus contactos y poder comunicarles promociones especiales, etc. Te garantizo que para algunos significaría dejar de sufrir con el cierre de cada mes.

      Los que tienen una actitud de ganador se abren a estas cosas con mucho interés porque intuyen que pueden ser un punto más de facturación y aventajar a la competencia, lo que tiene mentalidad de perdedor siempre te viene con el cuento de que eso es muy difícil, eso es para gente joven y excusas de ese estilo. Con esa actitud, no esperes triunfar en la vida y prepárate para sufrir cuando te vengan mal dadas como ocurre en la actualidad.

      Desgraciadamente son muchísimos los que optan por una actitud de perdedor.

      En cuanto al tema genético, sin algún tipo de estudio científico, eso siempre será difícil de verificar definitivamente. Ahora bien, lo que he visto en entrevistas suyas es que decía muchas veces que había gente de la época, como su amigo Franco Colombu, que conseguían más resultados que él con el mismo trabajo. Pero dónde a él nadie era capaz de ganarle, era en las horas que le echaba hasta alcanzar sus objetivos.

      ¿Es verdad o simplemente una bonita historia que queda bien?

      No lo sé, pero tiendo a creerle porque cuando conoces un poco el personaje esto encaja perfectamente con cómo es él en su totalidad y con las “barbaridades” que ya hacía de muy joven como quitarse 3 horas de sueño todos los días durante su época de mili para entrenar por la noche, después de una buena paliza física por la mañana.

      Y en cuanto a que, como comentas, “no es fácil adquirir esa actitud para estar dispuesto a hacer lo necesario para triunfar”, efectivamente, esa es la cuestión, pero está en tus manos el querer hacerlo, igual que está en tus manos no picar cuando haces dieta 🙂

      Y muchas gracias por la mención de Arnie en tu tweet, a ver si hay suerte, jajaja 😀

      ¡Un saludo!
      Berto

      • Victor tiene parte de razón, pero no puedo compartirla en su totalidad. Nuestro compañero Victor es un negativista, ojo, esto no es un insulto. No le estoy tildando de negativo, vampiro psíquico ni nada malo. Un negativista es una figura muy importante en la vida de toda persona, es aquella que no te dice «ala, tírate contra la pared que tú sabes si puedes o no», es la que te dice eso de « Tírate si quieres, pero si lo haces, ten presente que es piedra y no llevas casco ni ninguna protección. Lo más normal es que te abras la cabeza. Sí, Miguel no se la abrió pero tú no eres Miguel. Mira a ver si te conviene o no.», es decir, es quien te ayuda a mantener los pies en la tierra sin ponerte palos en las ruedas y piedras en las alas. En mi caso es mi futura esposa. Siempre me apoya, pero nunca me deja tirarme sin mirar antes si hay o no agua en la piscina. Es mi negativista (y quizá por eso la quiera tanto) — no, no lee este blog—, Se dice que «detrás de todo hombre hay una gran mujer», dejando machismos al lado que no van por ahí los tiros. A lo que se refiere la frase es que siempre hay alguien detrás, y suele ser un negativista.

        Ahora bien, si empiezas algo pensando «no lo voy a conseguir», casi seguro que no lo haces. El problema es que, sobre todo en España, se nos ha educado en la idea del «no puedes hacer esto porque tú no eres pititín» y cuando alguien hace algo que a ti te dijeron que no podías se nos dijo que pensáramos eso de «es que él es de padre tal, o es que él tiene dinero o es que tuvo suerte, o es que…». Siempre excusas.

        Es cierto que Arnold lo cuenta desde su punto de vista. Es cierto que es un ganador — en función de lo que entendamos por ganador— y que contado por él parece fácil. Lo que no sabemos es todo lo que tuvo que pasar, las penurias que tuvo que vivir y lo mucho que le costó realmente llegar a dónde está. Cuando vemos que alguien ha conseguido algo pensamos «joder, que puta suerte ha tenido» y ni nos planteamos en todos los sacrificios, todos los problemas y todos los obstáculos que tuvo que superar esa persona. Solo vemos el éxito.
        Éxito que luego hay que mantener. Y eso también puede ser duro.

        Un saludo.

      • Muchas gracias por tu respuesta, Berto. Yo también creo lo que dice Arnold igual que lo que dices tú. No tengo motivos para no hacerlo, todo lo contrario. Y estoy muy de acuerdo en esto que dices: “Lo que veo es que, por regla general, que la gente “normal” está muy lejos de aprovechar su potencial para alcanzar una situación que les satisfaga más, y es una cuestión de actitud”; lo que ocurre es que en determinadas situaciones es tan sumamente complicado cambiar la actitud, que me planteo si es realmente posible. He de confesar que estoy pasando una etapa muy dura y la negatividad impregna hasta la objetividad que trato de mantener, por lo cual es difícil ser ecuánime. No me retracto de mi anterior comentario pero si mi situación fuese otra seguramente habría variado el enfoque. En cualquier caso, agradezco tanto tu post como tu respuesta, y a seguir luchando intentando cambiar lo que se pueda.

        Por cierto, recuerdo una frase de la película Gattaca que creo viene bien al tema que nos ocupa. Para quien no la haya visto y contextualizar la frase, trataré de resumir. En un mundo genéticamente contralado se asignan funciones según la dotación proporcionada por el poder. Hay dos hermanos, uno bien dotado genéticamente y otro no (interpretado por Ethan Hawke) que aspira a la vida de quienes han sido privilegiados. Su hermano siempre le menospreciaba por su inferioridad genética y hacen una competición de natación en el mar que consiste en alejarse de la costa y luego volver, ganando quien llegue más lejos. Hawke ganó a su hermano y éste, sorprendido por superarle, le pregunta que cómo lo hace. La respuesta es: porque no reservo nada para la vuelta. Es decir, lo da todo, se lo juega todo para ganar.

        Un saludo, y oye, lo de que se pase Arnie por aquí no lo descartes, que es un tío enrollao, jeje 🙂

    • Yo creo que lo importante es lo que menciona Berto: la actitud.

      El tema de los genes, la predisposición, etc, está bastante sobrevalorado. Parece un contrasentido, pero es así.

      En realidad, los que llevamos años trabajando, lo hemos visto muchas veces.

      De verdad hay alguien que crea que, de nuestro entorno – no hablo de empresarios famosos- los que tienen mejor posición, ganan un buen dinero son los más inteligentes? Tienen mejores genes?

      Muchas veces, todo lo contrario 😉

      Lo que pasa es que tienen actitud, mucha fuerza de voluntad y una clara visión de lo que quieren.

      Lo que pasa es que es más cómodo hablar de predisposición, porque nos deja abierta la puerta a una excusa perfecta: ” no lo he logrado, es que no tengo lo que hace falta, vaya mala suerte la mía”.

      Pensar así es mucho más agradable que admitir ” no tengo fuerza de voluntad. “.

      Y voy más allá. Yo creo que hay casos donde tener predisposición juega en contra. Como te sale fácil, necesitas menos fuerza de voluntad y encima te crees que se te debe. Y los planes no salen como pensabas. Casos como esos he visto bastantes. Quizás yo mismo esté entre ellos.

      Lo importante son actitud, visión y fuerza de voluntad. Lo demás, son simplemente excusas.

      • Berto López dice:

        Me parece que lo has clavado Luca 🙂

        ¡Un saludo!
        Berto

      • Bueno, yo no he hablado de excusas, eres tú quien lo interpreta así. Te puedo asegurar que sin una buena genética (una espectacular genética) no llegas a Mr. Olympia por muchas horas que entrenes ni kilos de esteroides que tomes. Los casos que tú has visto también los he visto yo en la vida laboral pero aquí hablamos de un caso paradigmático y como tal hay que valorar otras variables, y considero que no se puede vender la idea de que todo el mundo puede conseguir lo que quiera sencillamente porque no es cierto. Esa idea la compra la mayoría. Para ser más justo habría que matizar indicando las potencialidades individuales a mejorar – cosa que se deduce del artículo y comentario de Berto – porque si no muchos pueden pensar que llegarán a Mr. Olympia, actor de éxito o gobernador de California con sólo emular a Arnold. Soñar, sí, esforzarse en mejorar, también, pero con siendo un poco realista. Igual has conocido – como yo- personas muy válidas que lo han dejado todo en el empeño y no han conseguido nada o han empeorado su situación. Esa es la otra cara de la moneda, y creo que no está de más mencionarla.
        Un saludo.

        • Bueno, no han conseguido nada “aún”. Porque el único que no ha conseguido nunca nada es aquel que se ha rendido. Quizá haya alguno que, según muchos, nunca ha conseguido nada pero para esa persona sí ha conseguido mucho y es feliz con lo que tiene.
          Como siempre, depende del prisma con el que se mire.

    • Estoy contigo Víctor.
      Yo apoyo a la gente que se enfrenta a sus miedos y me parece estimulante contar casos de éxito, pero… ¿Os habéis planteado que estos mensajes tan motivadores en algunas personas causan un efecto perjudicial porque les estamos diciendo que son unos fracasados por su culpa; que si no fueran tan pusilánimes y lloricas les iría mejor? Mucha de esta gente ya sufre un montón y se mortifican contra sí mismos, así que como para meterles más culpabilidad.
      Hay que medir mucho el empujón de ánimo que les damos, pues si nos pasamos de “empujón” igual caen por al abismo, en vez de despegar.
      Y es que hasta la fuerza de voluntad, o el temperamento feliz o tristón, son características en buena parte genéticas.

  32. Que gran post
    En mi opinión personal Arnold es una persona a admirar independientemente si te gusta o no su trayectoria profesional como culturista, actor o político.

    Me acuerdo con 18 años cuando me apunté al gimnasio y me leía un montón de artículos sobre el y otras figuras de la época, ahora que han pasado unos cuantos años te das cuenta que lo admirable no era su musculatura lo era su determinación para fijar los objetivos
    y luchar con todo a su alcance para conseguirlos.

    Da igual los objetivos que tengas si tienes claro que es lo que quieres y luchas por ello no hay nada que no podamos conseguir.
    Gran mensaje en estos tiempos en los que en españa 1 de 4 jovenes son ninis, ni estudian ni trabajan y el resto esta en el paro o esta pensando en salir fuera para encontrar el trabajo soñado.

    A luchar por nuestros sueños, sin importar lo que cuesten

    Un abrazo Berto

    • Berto López dice:

      Tienes toda la razón, Josu.

      Sin querer excusar la ninis, con las miserables condiciones de los empleos actuales puedo entender que alguien caiga en esa actitud.

      Estoy seguro de que con la visión y orientación adecuada, sobre todo, haciéndoles ver las opciones que hay más allá de hacer mil cursos y enviar CVs a lo loco a dos mil empresas muchos se podrían rescatar. El pequeño % de gente que se está animando con proyectos online es un buen ejemplo.

      ¡Un saludo!
      Berto

  33. Berto! un gran post, muy cierto que si nos lo proponemos lo conseguimos todo! Todo es ponerse!
    Mucha inspiración hoy con la historia de este gran hombre! Gracias! Feliz lunes!

  34. No puedo estar más de acuerdo con este hombre. De Arnold se han dicho muchas cosas, hasta se le ha tachado de nazi. Obviamente no le conozco en persona y lo que sé de él es lo que la gran mayoría conocemos: sus películas.
    Recuerdo una de sus primeras películas, «Hércules en Nueva York» y es para arrancarse los ojos, pero incluso un producto casi de serie «z» como ese fue una piedrecita que fue poniendo en su vida.
    Reconozco que a mí me cuesta mucho aplicar cada uno de sus puntos. Hace casi diez años me planteé una serie de objetivos. Uno de ellos era tener mi propia familia y me caso este año y tengo un nene de ocho. Otro objetivo fue escribir y publicar, y bueno, no nado en dinero con mis novelas como Stephen King — y me han dicho muchas veces eso de «¿quién te crees qué eres? ¿Tolkien?»—, pero ya he publicado dos novelas y, el tercero, es ganarme la vida trabajando con el ordenador, algo que llevo persiguiendo desde el siglo pasado. Y puedo constatar que aún no lo he conseguido del todo.
    ¿He fracasado? Muchos dirán que sí, que me baje de la nube, ponga los pies en el suelo y me vaya a colocar ladrillo — otra frase muy recurrente, por cierto—. Y no niego que, en parte, tengan razón. Pero para terco yo^^.
    Con esto qué quiero decir, pues algo muy simple: Que no me rindo, que no soy capaz de aplicar los seis puntos de Arnold, pero estoy totalmente de acuerdo con él. Que a base de golpear, incluso el metal más duro dobla. Y me siento muy orgulloso de que, poco a poco, voy consiguiendo pequeñas metas.
    Un error, en mí modesta opinión, que solemos cometer. Al menos yo lo cometo, es pensar en el objetivo final y querer conseguir ese objetivo final, obviando prestar atención a cómo conseguir ese objetivo final. Por ejemplo: Quieres tener una casa con una finca y dos perros y llevas toda tu vida viviendo en un piso en el centro de la ciudad. En la ciudad siempre te dicen que eso de tener una casa es muy caro y complicado y tal y cual. Pero tú quieres tener una casa. Y piensas, «joder, ojalá pudiera tener una casita con mi prado». Vale, a mí no me parece un objetivo absurdo e inalcanzable, pero , ¿cómo se plantea el tener esa casa? Se suele pensar, justamente, en que «ojalá me toque la lotería». Y ya, ahí nos plantamos. Y yo pregunto, ¿no sería mejor dividir ese objetivo en otros más pequeños? Hay que tener dinero para tener la casa, vale. ¿Cómo consigo el dinero? Trabajando. ¿Hay trabajo? No, está complicado y el que hay apenas me llega para pagar el piso en el que ya vivo. Entonces necesitas otra cosa. ¿Qué aptitudes tienes? ¿Qué sabes hacer? Usa tus aptitudes para conseguir tus objetivos y, finalmente, el gran premio que es tener la casa.
    Entonces llegamos al gran problema: Que lo queremos todo para ayer. Nos han acostumbrado a que si no hemos logrado algo YA, no lo lograremos nunca.
    Mentira.
    El tiempo no importa, solo el ser feliz importa. El lograr tú objetivo importa. Da igual si te lleva 2 meses o 20 años. Si al final lo logras, no habrás perdido el tiempo. Aunque hay quién te dirá que sí.
    Porque nos gusta más impedir que los demás logren sus sueños que pelear por los nuestros propios ante nuestra incapacidad de creer en nosotros mismos.
    Esta mi opinión y solo mi opinión.
    Un saludo y gran entrada.

    • Berto López dice:

      Hola Fer,

      Creo que haces la lectura correcta del post, la disciplina y determinación a la que llega Arnold es extrema y, por otra parte, alcanzar el éxito a mi modo de ver tampoco consiste en nadar en dinero.

      Creo que es mucho más que veas que la vida va por los derroteros que tú quieres que vaya, con más o menos perfección, pero en definitiva por dónde tú quieres que vaya. Y eso diría que en tu caso se cumple 🙂

      Y 100% de acuerdo con lo que planteas de los objetivos.

      Un contraejemplo perfecto para mí sería ese perfil de persona que tiene un trabajo y vida que odia, pero del cual no es capaz de salir, incluso aun cuando quizás esté ganando mucho dinero.

      Es a mi criterio es simplemente ser un esclavo bien pagado, pero profundamente infeliz.

      ¡Un saludo!
      Berto

      • Precisamente.
        Te agradezco que pienses que en mi caso se cumple. Aún no logro que me cuadre el talonario^^, pero bueno, paso a paso.Y el ejemplo de Arnold es perfecto. Si alguien solo ve «Hércules en Nueva York» podría pensar «este tío nunca será nada», desconociendo todo lo demás, pero ves que un austriaco, de familia humilde, sin las herramientas con las que contamos hoy día, ¡es uno de los iconos más grandes del cine de acción de todos los tiempos! Nadie piensa en «Terminator» o «Conan» sin pensar en Arnold Schwarzenneger.
        Sobre el contra ejemplo: Totalmente de acuerdo.
        Mira, hay una frase que yo suelo decir a todos aquellos con los que trato el tema de «ser autónomo» o ser «trabajador por cuenta ajena»; «Si puedo elegir, prefiero ser autónomo: Prefiero explotarme yo y ganar el dinero para mí, a que me explote otro y que sea él quién se lleve los beneficios de mi esfuerzo y me de, a cambio, una migaja». Eso sí, entiendo que a veces no te queda más remedio que trabajar por cuenta ajena ¡y se puede ser muy feliz así, que conste! No es una crítica destructiva, es mi motivación personal para no tener que depender únicamente de un sueldo. Y esto es España, dónde ser autónomo es poco menos que un suicidio. Además, de que es como ser pareja de hecho o estar casado. Si eres lo primero, tendrás pocas o ninguna cobertura social y muchos problemas a la hora de demostrar cosas por la cantidad de papeles que tienes que presentar. Con lo segundo, tienes un papel con el que vas a cualquier parte pues justifica todo de manera simplificada y que nadie pone en duda (Autónomo frente a Nómina).
        Seguiré atento al blog y leer vuestras entradas, aunque comente poco. Este tema, debo admitir, me ha motivado especialmente.
        Un saludo.

        • Berto López dice:

          Cierto, aprovecho también para matizar que no asociaba empleo por cuenta ajena a tener o no éxito (faltaría más…), si no, que en esa situación sea la que sea (empleado o por cuenta propia) uno se sienta feliz.

          ¡Un saludo!
          Berto

    • Tremendo comentario Fer me gustó mucho eso del tiempo no importa, sólo ser feliz importa. Es verdad. Esto del éxito es algo tan simple pero lo complicado es cuando nos importa tanto «lo que crean los demás» que lo que pensamos nosotros mismos.

      A ti Berto, súper agradecido. Tu blog se ha convertido en mi referente de lectura.

  35. Es un jefe Arnold, he seguido su vida desde hace décadas! que buen post! Break the rules, not the law… but break the rules :D!

    El mejor físico en el culturismo de la historia, sólo Michael Jordan supera la admiración por un deportista.

  36. Antonio Fuentes García dice:

    Berto, interesante aproximación a una persona (también personaje) que genera controversias, pero que también nos puede dar pistas para nuestro Desarrollo Personal y/o Profesional. Subrayo: “No estamos donde estamos hoy sin ninguna ayuda. A todos nos ayudan en el camino. Nunca hemos hecho algo 100% por nosotros mismos.” Comparto en RR.SS..

    Saludos y Energía Positiva!

  37. Realmente inspiradora esta historia. Me encanta poder leer sobre gente con este tipo de mentalidad y fe en si mismos porque algo siempre nos queda y en momentos de flaqueza, son algo a lo que agarrarse para seguir luchando por las cosas que queremos, y no caer en la resignacion. Lo que me llama mucho la atención es que siempre hay personas alrededor que intentan minarte con su negatividad

    • Berto López dice:

      Sí así es, además, lo malo es que resulta muy fácil que esa gente te intoxique con su negatividad y al final con esa mentalidad, efectivamente te irá mal por narices.

      Es una de las maneras más estúpidas que hay de acabar haciendo de una mentira una verdad 🙁

      ¡Un saludo!
      Berto

  38. Fabian vázquez dice:

    A mi me gusta mucho Arnold, pero desconocía todo esto que comentas. Cada punto es muy interesante y una verdad de la vida misma. Cuando entras en esos momentos bajos y duros, motivados por algún tipo de revés, pensar en esto puede ayudarte a levantar cabeza. Esfuerzo, humildad y compartir el éxito pueden ser la clave.

    Interesante reflexión que comparto plenamente contigo. Es curioso ver, que cosas pueden cambiar tu vida y motivarte a llevar adelante un proyecto.

    Saludos

  39. Yo comparto tb, como coach, blogger y culturista estoy 100% identificado con el roble austriaco.
    Un abrazo!

  40. Gracias por el artículo. Desde luego un personaje inspirador sobretodo en tiempos de duda y decaimiento. Figuras así nos demuestran que no hay excusas. Gracias otra vez por acercarme a esta historia

  41. Hace tiempo que vi este vídeo pero la verdad que viendo los puntos más importantes escritos y con una reflexión por tu parte detrás es bastante enriquecedor. Además la lección de humildad también está muy bien, siempre necesitamos de otras personas, y más en este mundo del blogging donde aprendemos muchísimo los unos de los otros.

    Have a nice day!

    • Berto López dice:

      Hola Jorge,

      Personalmente precisamente por las razones que comento en el post, me cuesta bastante soportar a la gente carente de unos mínimos de humildad 🙂

      ¡Un abrazo!
      Berto

  42. Gracias por la historia, los consejos inspiradores de este personaje tan conocido en la historia, de seguro inspirarán a muchos. Estoy seguro que sacaré algo de provecho del mensaje.

  43. Muchas gracias! Ha sido muy interesante tu post y al igual que tú estas historias me encantan.
    Ahora mismo lo comparto 😉 un abrazo!

Deja un comentario

Para ello, por favor, sigue estas pautas, por respeto a nuestra comunidad (y a nosotros):

  • Usa tu nombre personal, ni nombres inventados, ni el de tu web, ni el de tu empresa.
  • Cuida la redacción: separa párrafos y no escribas en mayúsculas (equivale a gritar).
  • No dejes enlaces a tu web en el comentario, dispones del campo "sitio web" para ello.
  • Eliminaremos comentarios con insultos, ofensivos o con lenguaje soez.

*

 

Rellena el formulario y accede a nuestro training rápido de pro-blogging

Aprenderás paso a paso y desde cero cómo usar las mejores técnicas, trucos y secretos de los top bloggers para dar el salto al siguiente nivel

Y todo 100% gratis :)