¿Qué hacer con un troll en tu blog?

Tengo la suerte que no tener prácticamente problemas con los trolls, algo bastante “raro” teniendo en cuenta la visibilidad que ya ha alcanzado este blog y que no puede más que “achacar” al privilegio de contar con una comunidad magnífica que se compone precisamente de gente como, por ejemplo, tú 🙂

Hasta ahora sólo he tenido dos casos claros, como no es nada raro, ambos intentando desacreditarme en los posts como éste que contienen enlaces de afiliado. Uno de los dos incluso desembuchó directamente diciendo que mi única intención de hablar de temas como el hosting en el blog es la de engañar a la gente para que hagan clic en los enlaces de afiliación.

que hacer troll blog

Los trolls en un blog son exasperantes cuando te topas por primera vez con ellos y no estás “preparado”. Suelen generan muchas dudas e inseguridad sobre cuál es la mejor manera de reaccionar ante este tipo de cosas. Incluso a algunos bloggers les llegan a generar un cierto miedo, totalmente injustificado, por cierto, como irás viendo a lo largo de este post.

Así que hoy quiero aprovechar para compartir contigo unas reflexiones que comenté como parte de mi ponencia en el #bundievento en el que tuve la suerte de participar hace unas semanas y que tratan de mi visión personal de cómo enfocar este tema peliagudo (que, por cierto, coincide con la de muchos otros bloggers que muchos tenemos como referencia) que aplico en el blog y, sobre todo, para ayudarte a no comerte la cabeza cuando tengas que sufrir uno de estos sujetos.

¿Cómo sabes que tienes un troll en tu blog?

Todos intuimos lo que es un troll, pero en la práctica muchas veces no resulta tan obvio decidir cuándo te estás encontrando un troll “genuino” porque no es simplemente alguien que deje un comentario crítico.

A mi juicio, algunas de las características más típicas de un troll que puedes tomar como orientación para determinar si tienes un “caso de troll” entre tus comentarios son las siguientes (eso sí, no se suelen dar siempre todas juntas):

  • Actúa con mala fe
  • No soporta que a los demás les vaya bien, tiene un ansia  de “demostrar” que no es merecido (de ahí, que es frecuente que ataquen en temas que reportan beneficios al autor económicos como los enlaces de afiliado)
  • Su objetivo no es aportar valor con una crítica constructiva, ni debatir, sino llamar la atención sin más (incluso, aunque él mismo no sea consciente de ello). Le gusta tener una audiencia grande para poner a parir al autor. Por eso, cuanta más visibilidad tenga el blog que ataca, mejor para él. Tiene que ver mucho con el punto anterior
  • No suele controlar demasiado bien sus emociones
  • Muestra ya en su primer comentario una postura de falta de educación y respeto total
  • No dará su brazo a torcer, tiene que demostrar que la única visión correcta es la suya
  • Es terco como una mula, es capaz de luchar por su causa perdida respondiéndote 50 veces con tal de seguir dando la brasa cuando con semejante dedicación podría haber hecho cosas mucho más provechas en su propio beneficio
  • Es cobarde, no suele tener el valor de decirte las mismas cosas si estuviese cara a cara contigo
  • En definitiva, es idiota

Pero ojo: una actitud crítica no hace de un comentarista un troll, por muy crítica que sea. Es más, es algo muy positivo, una oportunidad para mejorar. Lo que hace de un troll un troll son cosas como las de la lista anterior.

Desde luego, mi recomendación es que estas críticas respetuosas y bienintencionadas no las borres nunca, sería traicionar tu comunidad. Aprende a aceptarlas y a canalizarlas positivamente como desarrollo personal y de tu blog. Es más, tener la humildad (imprescindible en mi opinión) de corregir tu postura no hace más que fortalecerte y consolidar tu marca personal.

Mi experiencia es que estas situaciones muchas veces acaban incluso con una suma positiva, mejor que si no hubiese existido nunca el comentario crítico.

Un ejemplo de comentario algo duro que se podría identificar en principio como comentario de troll podría ser éste, por ejemplo.

Pero si te fijas, aunque sea duro en algunas expresiones (a lo cual no le veo nada malo), mantiene el respeto y la educación. Creo que se ve que no es la intención meter ruido en el blog, simplemente es alguien que muestra una postura contraria a la mía y que habla sin pelos en la lengua y que, además, tiene su buena parte de razón.

Luego, en sus sucesivos comentarios se confirma que esto efectivamente es así.

Multiplica el Nº de gente que lee tu blog

Con este eBook gratuito de plantillas de copywriting crearás titulos que dispararán los clics en tus contenidos:

  • 77 Plantillas de títulos probadas que multiplicarán los clics.
  • Sacaras infinitas ideas crear tus propios títulos.
  • Con las palabras "mágicas" redactarás textos irresistibles.
¡Buenas! ¿Me dices tu nombre?

¡Un placer conocerte!

Apuntáte aquí y recibirás gratis una copia del eBook.

Tipos de trolls

Hay muchos tipos de trolls, los más característicos que se me vienen a la cabeza serían estos:

El “amargao”

Es el perfil de troll que lleva mal que a otras personas les vaya bien en algo, se fija en gente con una visibilidad destacada por lo cual los blogs con mucha visibilidad son uno de sus principales objetivos.

Suele ser gente infeliz, amargada por su situación personal, por no ver cumplidos deseos importantes en su vida que desean en uno o varios aspectos y llevan mal que a otros les vaya bien. En vez de inspirarse en el éxito de otras personas para aprender y progresar, lo canalizan de manera negativa volcando su frustración contra gente que ha logrado sus metas intentando desacreditarlos para “demostrar” que, en realidad, no se lo merecen y así no tener que enfrentarse a su responsabilidad en sus propios fracasos.

El “listillo”

Éste suele ser gente muy intolerante, muchas veces gente con un conocimiento técnico profundo (o a veces eso creen) en uno o varios temas concretos, pero con una mentalidad de “Talibán” que les lleva a posturas radicales e irracionales cuando se toca algún tema de los suyos de una manera que no encaje con sus dogmas, lo cual los convierte en gente intratable.

Se suelen fijar en dos o tres facetas técnicas concretas en las que se creen los mega-cracks para ponerte a caldo por lo que hayas podido decir al respecto si no coincide con su visión o si no has explicado el tema con un rigor exquisito.

No suelen comprender hechos como que a veces hay que explicar las cosas con palabras sencillas y simplificarlas para que la gente no experta las pueda entender.

El “competidor” que te quiere desacreditar

Este es el perfil más “cutre” a mi modo de ver.

Este tipo de gente suelen ser típicamente gente que te identifican como competencia en algo e intentan desacreditarte. Un ejemplo típico son autores de sitios de nicho que no consiguen posicionarse como les gustaría en un nicho en el que tú estás bien posicionado (sin que tu web esté dirigida necesariamente a ese nicho).

No tienen suficiente seso y/o capacidad de trabajo para intentar hacer las cosas mejor que tú y optan por ponerte a parir.

Si te interesa el tema blogging, tampoco te pierdas nuestra recopilación de los mejores recursos para blogs & bloggers

Un ejemplo real

En mi caso, por ejemplo, uno de los dos casos que he identificado hasta ahora como genuinos trolls, ha sido en un post que explica lo que es exactamente un hosting y hace varias recomendaciones al respecto.

Aparte de Webempresa, nuestra recomendación principal, recomendamos, entre otras, también como opción “super-low cost” a Hostgator puesto que es un hosting de precios de gama baja con una relación calidad/precio francamente buena, una opción muy razonable si quieres apurar precios al máximo, pero tener un hosting decente.

Recibí este comentario que conservé precisamente en vista de hacer un post como el de hoy:

Hostgator es un proveedor malo puesto que es para la gente que empieza y no tiene dns externas importantísimo si buscas disponibilidad, las versiones de apache están desactualizadas etc. y los logs están en la misma máquina cosa que una empresa sería tiene máquinas para el rsyslog…”

“…creo que todavía te falta mucho por aprender….”

“…menos lobos caperucita…”

Para poner el tema un poco bajo perspectiva, comentar que, el comentario, en el fondo, no deja de tener cierta razón:

Efectivamente, sería ideal tener ya con el propio servicio DNS externo. Pero también es cierto que, si lo quieres así, se pueden configurar sin ningún problema con Hostgator en cuestión de pocos minutos, hay incluso servicios gratuitos como el de Google que aportan esa mayor disponibilidad.

Las versiones del servidor web Apache son de la rama 2.2.X, justo la versión anterior a la última en este momento que es la rama 2.4.X. Por motivos varios, es práctica común no usar las últimas versiones, sobre todo, por estabilidad (compatibilidad con otro software), sino usar en producción versiones razonablemente recientes, pero muy estables. En este caso no suponen ningún tipo de limitación o inconveniente para el tipo de usuario al que se dirige el servicio de Hostgator porque las prestaciones de Apache 2.2.X van sobradas para las necesidades del 99,99% de los usuarios.

Podría seguir, pero creo que ya entiendes por dónde voy…

Pero es que, además, no olvidemos que esto es un servicio que empieza en 3€/mes y no tiene sentido juzgarlo con una perspectiva de servicio premium con pijadas como el tema de los DNS porque no es tipo de servicio que se está ofreciendo. Por tanto, el comentario está tan fuera de contexto como fuera de lugar. Aquí nadie pretende vender un BMW, aquí se pretende ofrecer un Dacia que sirve estupendamente para desplazarse del punto A al punto B con un confort y velocidad muy razonables para su precio, así que no lo compares con un BMW.

Y si la crítica en sí podría ser aceptable como tal (es decir, apuntando algunas “debilidades” del servicio), lo que resuelve definitivamente cualquier duda para decidir sí se trata de un troll o no, son las formas

¿Qué actitud puedes adoptar?

Bueno, para empezar, por supuesto la que te venga en gana, faltaría más 🙂 Este post no deja de ser una visión muy subjetiva y como muestra tienes aquí un post de Carlos Bravo que defiende una postura totalmente contraria a la mía:

10 Razones para cuidar a tus trolls

Ahora bien, mi visión personal del tema es la siguiente:

La reflexión básica que te propongo es ésta:

“¿En qué medida se merece un personaje así tu tiempo?“

No te cuento nada nuevo diciendo que un blog lleva mucho trabajo, por tanto, tu tiempo es un bien muy escaso y extremadamente valioso, mucho más aún si pensamos que la gran mayoría de los autores saca el tiempo para el blog de donde no lo hay. Precisamente cuando tienes algo de éxito y empieza a haber comentarios, con el trabajo adicional que generan, las cosas se complican seriamente si quieres cuidar un poco tu comunidad.

Personalmente me encuentro en ese momento: sólo entre gente que contacta vía el formulario de contacto para consultas, etc. y comentarios del blog me toca responder a +20-30 personas cada día. Atender a la comunidad sigue siendo una prioridad, pero también es cierto que estoy llegando a un momento muy problemático con esto por el tiempo que consume.

Por otra parte, un blog es normalmente un sitio que ofrece contenido gratis sin pedir nada a cambio. Visto el esfuerzo que requiere, ya sólo por eso estás en tu derecho de exigir un mínimo de educación y respeto. Creo que son unos mínimos muy razonables. Así que a la luz de la falta de tiempo que sufrimos todos, definitivamente un troll no se merece ni un solo segundo de tu tiempo. Los dos segundos que tardas en borrar su comentario ya son dos segundos de más.

Así que personalmente, mi actitud con lo anterior es bastante simple: si identifico un genuino troll, tardo un segundo en borrar el comentario y según lo ofensivo que sea, en bloquear su IP. Esto se puede hacer muy fácil con muchos plugins de seguridad como, por ejemplo, Wordfence  Security que es el que usa este blog, aunque si quieres esto se puede llevar aún más lejos.

Puede parecer un poco radical, pero sinceramente: ¿necesitas este tipo de gente en tu comunidad? Es más, no les puede considerar parte de la comunidad. Están muy libres de irse a otros sitios si éste no les gusta. ¿Para qué van a seguir visitan el tuyo si les parece una porquería?

Yo estoy muy satisfecho de disfrutar de la comunidad que tengo y del ambiente que en ella, y desde luego no pienso permitir que la experiencia se enturbie con este tipo de elementos que no hacen nada más que molestar a todo el mundo.

¿Y si no estás seguro de que sea un troll?

El problema que hay realmente en todo esto es que se dan muchas situaciones que están en el límite y en las cuáles no es obvio si se trata de un troll o no.

¿Qué hacer?

En este caso, le daría una oportunidad o dos al comentarista, pero no más, para limitar así la pérdida de tiempo porque si caes en la trampa de haberles dado demasiada cancha, habrás perdido mucho tiempo.

Conclusiones y reflexiones finales

Cuando aparece por primera vez un troll en tu blog suele ser algo que preocupa mucho. Esto es así porque no estamos acostumbrados a recibir ese trato en la vida real y eso hace lógico que pueda impactar más de la cuenta.

Además, ya de por sí, todo el mundo tendemos a dejarnos impactar mucho más por la crítica que por los ánimos. Puedes tener 100 comentarios muy positivos en un post, basta con uno negativo para acapare prácticamente toda tu atención, incluso te afecte negativamente y desvíes la atención de los positivos, incluso aunque sean mucho más relevantes.

Es un gran error porque ni puedes gustar a todo el mundo, ni todo el mundo se compone de gente razonable. Mi experiencia es que el 99,99% de los lectores son gente muy razonable, buena gente en definitiva. Pero hay un 0,01% que es lo que podríamos llamar “otra cosa”. Contra eso no puedes luchar, así que mejor ni perder tiempo en intentarlo.

Por tanto, el tema troll es tan simple como asumir que este tipo de personajes existen, aprender a gestionarlos y hacerles el caso que se merecen que es cero. Una vez asumida esa situación, te puedo asegurar que la preocupación que te generarán los trolls será inexistente.

Por otra parte, es muy sano asumir la crítica constructiva como algo normal y positivo. Interiorízalo así. Si la crítica es constructiva, será de agradecer, admitirla te hará crecer. Si no lo es, sino simplemente un troll que quiere dar por saco, no pierdas ni un minuto con él, tu tiempo y el de tu comunidad es demasiado valioso como para caer en este error.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 valoraciones, media: 4,50 sobre 5)
Cargando…

Acerca del autor: Berto López

Soy autor y cofundador de este blog, actividad que realizo como hobby ya que las nuevas tecnologías siempre me han atraído mucho.

Ahora trabajo por cuenta ajena, pero he sido empresario durante casi una década trabajando en la implantación de proyectos tecnológicos en sectores con carencias en conocimiento de las nuevas tecnologías, como Retail y Pymes.

De hecho, esta experiencia ha sido la inspiración para el blog: ayudar a profesionales y pequeños empresarios a conocer y aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías y la web 2.0.


Comentarios

  1. ¡Hola!

    ¡Realmente, leerte me hizo muy bien! Me encantó el cuento de Melvin. Ayer sufrí dos ataques seguidos de trolls a mi proyecto y me dejaron devastada, por más preparada que esté. Uno hace las cosas con tanto amor y esfuerzo desinteresado, que recibir las ofensas en forma gratuita no hacen más que intentar derribarte.

    He llegado hasta a pensar en abandonarlo. ¡Un gran abrazo!

  2. Antes que nada te felicito por tu blog, el cual me ha sido de mucha utilidad. Soy licenciado de computación de vieja data, y aunque todavía hago cosas en los espacios tecnológicos, estoy más metido en el mundo de la psicoterapia Gestalt, trabajo este que me deja grandes satisfacciones.
    Y es en ese mismo interés que te escribo en este momento. Como decía Eleonora Roosevelt: “Nadie puede hacerte daño sin tu consentimiento”.
    En este mismo orden de ideas, quiero dejarte un cuento de esos que deambulan por la red, el cual me parece muy pertinente para recordar, que no tenemos por que entregarle el poder a otro para que nos haga daño.

    Los regalos que no tenemos que aceptar
    Era un profesor comprometido y estricto, conocido también por sus alumnos como un hombre justo y comprensivo.
    Al terminar la clase, ese día de verano, mientras el profesor ordenaba unos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos y, en forma desafiante, le dijo:
    -Profesor, lo que me alegra de haber terminado la clase es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de verle esa cara aburrida.
    El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el profesor reaccionara ofendido y descontrolado.
    El profesor miró al alumno por un instante y, en forma muy tranqula, le preguntó:
    -Cuando alguien te ofrece algo que no quieres, ¿lo recibes?
    -Por supuesto que no, -contestó, de nuevo en tono despectivo, el muchacho.
    El alumno quedó desconcertado por la calidez de la sorpresiva pregunta.
    -Bueno -prosiguió el profesor-, cuando alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, me está ofreciendo algo, en este caso una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir no aceptar.

    -No entiendo a que se refiere -dijo el alumno, confundido.
    -Muy sencillo -replicó el profesor-; tú me estás ofreciendo rabia y desprecio, y si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tu regalo; y yo, mi amigo, en verdad prefiero obsequiarme mi propia serenidad. Muchacho -concluyó el profesor en tono gentil-, tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo, porque no me interesa; yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón, pero de mi depende lo que yo cargue en el mío.

  3. Muy divertido el artículo, además de ilustrativo. Pedir educación y respeto en Internet, donde prevalece el anonimato, se ha convertido casi en una quimera. Saludos.

  4. Gracias un millón por compartir tu conocimiento y experiencia. Es esa dinámica de compartir donde todos nos conectamos y crecemos como comunidad. Tú estas haciendo una labor GENIAL con tu blog. Y genuinamente te felicito. El dar y ayudar a otros es lo que yo considero debe ser la transformación en la Internet. La Internet fue creada para conectarnos, no para separarnos y menos para destruirnos. Los comentarios críticos son buenos cuando generan crecimiento, sino lo hacen ,estoy de acuerdo con todos, IGNORALOS!, No gastes energía , ni tiempo. A la final es vernos cada uno con un nivel de evolución diferente, sin hacer alarde de ello, pues es mirar con compasión al otro, y entender que está en un proceso de vida diferente. Envíale con tu mente todo tu AMOR y sigue adelante, pa’ tras ni para coger impulso. !!♥

  5. Miguel Angel dice:

    Tienes toda la razón, felicidades por tu post.

    Solo quería añadir una clase de persona que no se si considerarla troll o no, aunque su parecido es tremendo con el listillo que mencionas.
    Algunas personas aunque utilizan internet, todavía no salieron del siglo XIX (19) y la cultura que estudiaron y a la que están adaptados es totalmente diferente a la cultura actual, esto les produce frustración y suelen utilizar muy mal las palabras ofendiendo a los que vivimos en el siglo XXI (21)
    Suelen ser muy cultas, pero con información pasada de moda (por decirlo de alguna forma) y cerradas de mente.
    Yo me encontré con tres de ellas y acabe borrando como aconsejas, la diferencia que encontré fue que dos de ellos tenían la costumbre de gritar (mayúsculas) en sus comentarios.

    Otra cosa que quería comentar es que bloquear a una persona por la IP no funciona a menos que esa persona este posteando ese mismo dia en todas tus publicaciones, esto es porque la mayoría de nosotros tenemos la IP dinámica y cada dia suele cambiar.

    Reitero mi felicitación por este post esta muy completo.

    • Berto López dice:

      Sí, parece que son todos iguales 🙂

      El tema de la IP efectivamente no es una solución muy sofisticada.

      Depende un poco de cada caso y servicios, en algunos casos cambian a dirario como dices y en otros duran una buena temporada. En fin, era simplemente una sugerencia de una medida rápida y sin mayor esfuerzo para no perder tiempo con técnicas más sofisticadas que no merecen la pena.

      ¡Un saludo!
      Berto

  6. Roberto Miguel dice:

    Internet es libertad. Y sin embargo entiendo tu punto; como en el mundo real, los troll son muy molestos.
    Si algún día tengo un blog, aplicaría lo mismo que hago en el mundo real. Es decir evadir al troll, borrando sus comentarios y aplicando la máxima “dont feed the troll”.
    Claro que a mi parecer en Internet es mas fácil lidiar con ellos que en el mundo real, después de todo, todo es virtual y siempre puedes borrar un comentario.

  7. Se agradece mucho, primera vez que tuve un troll en mi sitio(youtube), estuvo en 12 vídeos dando puntuación negativa y diciendo que mal jugaba y como siempre perdía, aunque nunca perdí :/ , tu articulo explica claramente los tipos de gente que llega a lugares solo por tener demasiado tiempo u otras razones, saludos, ojala tu blog siga creciendo!

  8. Es una pena descubrir gente así en tu página web, pero estoy convencido de que esa gente al final siempre se queda atrás, y que cuando se hace un buen trabajo en tu blog o página web, siempre se obtiene buenos resultados, a pesar de trolls y de otros problemas. Ánimo pues en esta batalla

    • Hola David,

      El tema puede parece más dramático de lo que es. Lo cierto es que en la práctica no tiene importancia alguna siempre y cuando sepas tratarlo con la actitud adecuada 🙂

      ¡Un saludo!
      Berto

  9. También los trolls se esconden con nickname y emails falsas, y es que es muy facil. Yo en mis otros blogs, les contesto una vez para aclarar, si veo que siguen en las mismas, no les hago caso. Lo del plugin ese que bloquea IP´s las puede cargar el diablo. Como lo tengas, empiezas a bloquear como un campeón, jeje.

  10. Joan Hernandez dice:

    Gracias por tus posts, para gente como yo que estoy empezando en el mundo de los blogs, es un lujo poder leerte y aprender todos los dias. Gracias y saludos desde Valencia.

  11. Me gusto el tema de los trolls soy nuevo en esto, me pareció muy interesante, me ilustro. gracias

  12. Una vez caí en el error de responder a la provocación de un troll que solo insultaba en uno de mis blogs.

    Ahora lo que haría es simplemente borrar el comentario y bloquear a esa persona para que no pueda volver a comentar. Mejor estar feliz y no alimentar al troll.

  13. Qué buen post Berto.
    Decirte a ti “todavía te falta mucho por aprender”, puede ser tanto un serio problema de ignorancia del troll, pues tu eres un creack en todo esto, como una frase hecha para llamar la atención.
    Desde luego has hecho una reflexión muy buena y yo pienso que al troll hay que ignorarlo. Nuestro tiempo es más valioso como para invertirlo en ellos.
    Tus artículos aportan mucho, tienen un gran trabajo detrás de un alto nivel.
    Sigue así y gracias por crearlos para nosotros!

    • Hola Susana,

      Muchas gracias por tus amables palabras 🙂

      A pesar de tus palabras, pienso, y no es falsa modestia, que efectivamente me queda aún mucho por aprender en muchos temas, y no pasa nada, a todos nos queda mucho que aprender en muchos temas, eso simplemente es así.

      Pero la cuestión es que esa frase, al margen de lo que sepa o deje de saber el blogger en cuestión, es una grosería gratuita y un indicativo de la actitud del individuo, por eso me pareció un buen ejemplo de señal inequívoca de que aquí tenemos a un troll.

      ¡Un saludo!
      Berto

  14. ¡Muy buen post Berto!

    Parece que no se es alguien en Internet hasta que te salen los trolls por algún sitio.

    Un abrazo y sigue así 🙂

  15. Aunque los trolls sean molestos, pocas veces son peligrosos. Es decir, hay muchas maneras de desconectarlos. La mejor sin duda es ignorarlos (don’t feed the troll).

    A raíz de eso, me gustaría proponerte un tema para un próximo artículo: “Cómo combatir el SEO negativo” Estoy bastante seguro que como blogger de éxito los habrás sufrido. Podrías contar las medidas que ejecutas para protegerte de ellas o prevenirlas, qué hacer en caso de recibir un ataque de SEO negativo… Es un tema que me interesa mucho y seguro que un grande como tu, tendrá mucho que contar.

    ¡Un gran saludo!

    • Hola Edu,

      Estoy 100% de acuerdo contigo, por eso digo que hay que aprender a no comerse la cabeza con los trolls y simplemente erradicarlos cuanto antes, es lo mejor.

      En cuanto al tema SEO negativo, pues es efectivamente un tema muy afín al contenido de este post, pero la verdad es que, aunque me conozco las técnicas, no tengo una gran experiencia. No lo he sufrido mucho o los ataques que ha habido (que seguro que alguno hubo) no han surtido gran efecto.

      Ten en cuenta que en mi caso cuenta ya con una primera barrera bastante importante, aunque no mucho menos invencible: tener un dominio con un buen nivel de autoridad, eso ayuda mucho. Es mucho más fácil hacer daño a un sitio nuevo, con apenas autoridad.

      En cualquier caso, no me siento suficientemente competente en el tema como para escribir sobre él, aunque es un tema chulo para abordar. Preferiría un post de invitado de alguien con experiencia de primera mano en esto.

      ¡Un saludo!
      Berto

  16. Gracias por informarme sobre esto, soy tan nueva y desconocida en mi blog, que ni los troll me visitan.

  17. Que m***** de post… Qué no, es broma… 😉 Gracias por la mención, ya decía yo que de donde me estaban llegando tantas visitas ayer.

    Desde que escribí el post ha pasado mucho tiempo y claramente he cambiado de opinión desde entonces. Hay que tener mucho cuidado con el tema porque por desgracia como bien indicas hay de todo en este mundo.

    Hay muchas personas que pueden llegar a invertir mucha energía para hundirte. Es triste, pero es la realidad…

    Buen post como siempre. Es alucinante ver cómo has evolucionado en todos estos años como blogger. Mi más sincera enhorabuena por tu trabajo. Algún día quiero tener un blog como el tuyo… 😉

    Un abrazo
    Carlos

    • Hombre Carlos, me alegra de verte por aquí y muchas gracias por las flores 🙂

      Sí, hay gente con muy mala leche por ahí fuera, por eso creo que lo mejor es actuar como con un cáncer: cortar por lo sano, cuando antes y de manera radical. Así tendrás las mayores posibilidades de olvidarte de él para siempre.

      ¡Un saludo!
      Berto

  18. Como siempre Berto, excelente artículo.

    Como ya sabes (en su día te pedí consejo por privado) he tenido un par de ellos y gracias a ti los he sobrellevado, y lo mejor de todo es que he aprendido ha hacerlo.

    Todo lo que narras en tu artículo es la pura realidad, ademas de que coincido plenamente en como “llevarlos”.

    En fin, gracias por este tipo de artículos, que aunque no están relacionados con WP, SEO, LINK, etc es algo que todo blogguer se enfrente tarde o temprano.

    Un saludo.

    • Hola Salvador,

      En realidad, creo que no tiene mucha ciencia qué hacer, es bastante obvio.

      El problema es que estamos “contaminados” por factores psicológicos para hacerlo lo correcto, en ese sentido, una opinión desde fuera, más fría, siempre es útil. Con el tiempo este ruido psicológico desaparece y uno ve las cosas más claras que el agua 🙂

      ¡Un saludo!
      Berto

  19. Dándole vueltas al asunto, creo que siempre se le puede sacar alguna utilidad a un trol. Por ejemplo: Reenviarlo a tu competencia 🙂

  20. Berto, que recomendación darías para los trolls de las redes sociales, por ejemplo facebook. En el blog yo tengo la moderación de comentarios y no me preocupa pero en face, google+, twiter no sé si existe esta opción, por lo que he leído no. Sabríais decirme de alguna herramienta para luchar contra los trolls en redes sociales.

    Gracias de antemano y saludos de un espanol desde Santa Cruz de la Sierra, Bolivia

  21. Saludos Sr Berto…

    Gracias por el post. Para mi, que recién comienzo con mi blog, es un buen alerta y una muy buena lección para estar prevenida al bate (como se dice aquí en Venezuela).

    • Hola Consuelo,

      Lo bueno de estar empezando es que estos problemas aún te quedan lejos, pero efectivamente creo que es bueno mentalizarse de estas cosas para estar preparado cuando llegue el momento 🙂

      ¡Un saludo!
      Berto

  22. Excelente post. La envidia es muy mala, no ha envidia sana, toda envidia es mala. Es una pena que en el día a día ya exista por doquier y ahora también en el mundo 2.0. Es una pena que la sociedad no sea capaz de ver que uno recibe lo que da, y que si eres envidioso no recibirás nada bueno por ello. Un saludo y gracias por el post.
    Sonia.

    • Hola Sonia,

      Pues fíjate, yo creo que sí que hay una envidia buena, pero que se estila poco en España. Y es la envidia que te motiva, la que simplemente te empuja a decir “yo también puedo”, con respeto y reconocimiento del mérito hacia el objeto de tu “envidia” y sin desearle desde luego nada malo.

      ¡Un saludo!
      Berto

  23. Berto!! Me ha encantado tu post, muchísimas gracias porque me has hecho reir con un tema que yo he llevado tan mal. He tenido un troll muy muy muy pero que muy puñetero y patético -diría yo- que principalmente se metía, una y otra vez, con mi físico. Al principio lo hacia de manera un poco más sutil y me daba una de cal y otra de arena, pero después empezó a ser increíblemente cruel y enfermizo. Desde el principio decidí no publicar mensajes de esta clase de gentuza cuyo único objetivo es hacer daño a los demás – cosa que a mí no me entra en la cabeza- pero aún así, me afectó mucho. Hoy en día, me da bastante pena porque alguien que hace eso, como tu bien dices, debe de sentir mucha rabia por dentro y tener una vida un poco triste así que… pobrecilla!
    Y muchas gracias Berto porque cuando te pasa eso te sientes algo solo, tiendas a pensar que sólo te pasa a ti, o al menos yo, y leerte hoy me ha ayudado muchísimo.
    Un abrazo bien fuerte
    vane

    • Hola Vanessa,

      Pues en tu caso parece efectivamente un simple caso de envidia y de la mala 🙁

      En fin, me alegro de que te haya servido el post para quedarte más tranquila con el tema.

      ¡Un saludo!
      Berto

  24. Hola Berto,

    Gracias por tu buena explicación con respecto al tema, en lo personal considero muy molesto los comentarios abusivos y mal intencionados y creo que para todos o si no a la gran mayoría les resultará igual, por lo cual considero que no debemos perder tiempo con ellos, ya si se trata de criticas constructivas o recomendaciones que nos hizo falta mencionar pues ya se tomaría de otra manera o si es una expresión de opinión contraria a la nuestra, como lo mencionas, lo cierto es que en todo momento debemos ser respetuosos con todos los que comentan en nuestro blog, así estos sean auténticos trolls.

    Un saludo!

  25. Chapeau, Berto.

    Además de explicar en primera persona tus “trolls-problemillas”, has indicado una forma de tratar estas situaciones totalmente válida y lícita.

    Coincido en tus planteamientos: ¡el tiempo es oro! No lo perdamos con los trolls…

    Por otro lado, este post es un “cuaderno de ruta” que te puede servir para redirigir a posibles trolls a este artículo y así dejar clara tu posición al respecto.

    Un saludo.

    • Hola Jorge,

      No me había planteado el tema del “cuaderno de ruta”, espero que eso no me convierta en blanco masivo de trolls ajenos, jajaja 🙂

      ¡Un abrazo!
      Berto

      • Hola de nuevo Berto,

        Jajaja…

        No, hombre, me refería a que este post te puede servir a ti (Berto), para redirigir a tus posibles trolls y que entiendan claramente tu posición respecto a este tipo de situaciones. Eso también te ahorraría tiempo dando explicaciones: link al post y fuera.

        Se ve que me he expresado mal y no me has entendido, pero ahora me has dado una idea, y cuando tenga algún “troll juguetón” lo mandaré para acá para que sea lea este post, a ver si se “encariña” contigo 😉

        Es broma… “bastante” tienes tú aquí 🙂

        Un abrazo,

        Jorge.

  26. Hola Berto,

    Pues nada, dicho y hecho, ya me he instalado el Wordfence Security en mi Blog por si las moscas 🙁

    Aún no se me ha dado nunca el caso, pero bueno, nunca se sabe. Yo también me considero un poco radical en cuanto a las normas de convivencia en mi propia casa y si la gente que entra, porque tengo la puerta abierta para que lo hagan con libertad, no se comporta civilizadamente pues no se extrañen tanto de que les mande a la bendita calle con un puntapié en las nalgas de propina 😉

    Jejeje, de verdad: ¿tanto tiempo libre tienen algunos para dedicarse a hacer algo tan vil? Ejem, a ver si ecuentro algún plugin de WordPress para desconectar directamente de internet a esos especímenes del averno… 😀

    Un saludo, y enhorabuena por el artículo.

    • Me temo que ese plugin aún no se ha inventado 🙁

      ¡Un saludo!
      Berto

      P.D.
      Si pones tu nombre la próxima vez te lo agradezco, se pide expresamente en el formulario de los comentarios

      • Gracias Berto, por tu respuesta.

        Aunque sé que se pide expresamente en el formulario de los comentarios, desafortunadamente no puedo emplear mi nombre personal, sólo mi seudónimo o alter ego, es decir KrakenByte Kraken, lamento las molestias que haya podido ocasionar.

        Un cordial saludo y ¡mucho ánimo con el Blog! 🙂

  27. Es curioso porque a pesar de ser subastero profesional y de que mis dos blogs van de eso, de subastas judiciales y de desahucios, a pesar de tratar de esas cuestiones tan controvertidas, nunca, en seis años de vida que tiene el primero de ambos blogs, nunca, repito, he tenido un troll.

    Críticas duras sí y durísimas también, incluso insultos gruesos, pero nunca nadie que cumpliera los requisitos para ser considerado un troll.

  28. Pues te doy toda la razón, yo también tengo la suerte de no tener demasiados trolls, en mi blog ninguno, alguno por las redes sociales, pero lo mejor es no prestarles demasiada atención porque eso es lo que buscan.
    Pero no veo bien que por hacer una crítica borren un comentario de un blog. Como tu comentas, me parece una falta de respecto hacía la comunidad y la libre opinión y expresión. Siempre que el comentario se haga con argumentos y buen educación, en mi opinión, debería conservarse.

    • Hola Mercedes,

      Es más, se vuelve en contra del blogger. No pasa nada por recibir una crítica y si la sabes aceptar es incluso algo positivo ante tu comunidad, pero si se corre la voz que eres de los que censura comentarios críticos a la primera de cambio, te puedes cargar tu marca personal en un tris.

      ¡Un saludo!
      Berto

  29. Desde luego se entiende poco a la gente que va de blog en blog buscando sitios para dejar un comentario negativo y hacer perder el tiempo al dueño del mismo.

    Si ya no es poco que te pongas a escribir x días a la semana para ayudar al resto, que encima te aparezca un troll de estos a molestarte tiene que ser frustrante. Yo todavía no he tenido ninguno, pero ya aparecerán y haré lo mismo que tú: pasar 3 kg 🙂

    Un saludo

    • Hola Javi,

      Eso que comentas es algo que se me ha pasado muchas veces por la cabeza: ¿qué narices les motivará para estar dispuestos a perder horas y horas en estas cosas?

      Por eso digo en el post que la única explicación que le encuentro al fenómeno es que el sujeto en cuestión tenga un serio problema de equilibro mental…

      ¡Un saludo!
      Berto

  30. Hola Berto,

    sinceramente, yo cuando detecto un comentario que se ve claramente que es de “tipo troll”, ya no es que lo borre sin publicarlo, es que lo marco como Spam directamente para que en la medida de lo posible no me pueda volver a comentar y me quedo más ancho que Dios. Así de claro.

    Por supuesto sólo en casos que son muy obvios, está claro. Cuando comienzas con tu blog sueles “esforzarte” por responder a todo y buscar la concordia, incluso con este tipo de gente, pero cuando ya tienes “el culo pelao” (que díria Luis Aragónes, en paz decanse), pues realmente sabes lo que hay y es lo que tú dices, el tiempo es demasiado valioso para perderlo con chorradas.

    Muy buen post, muy entretenido 😉 Un abrazo!

    • Hola Omar,

      Desde luego, no hay nada mejor que la experiencia para estos casos 🙂

      Estoy 100% de cuerdo contigo, al principio, uno se suele comer la cabeza con cosas que son blanco y en botella, por pura inseguridad. Pero esto el tiempo lo cura estupendamente.

      ¡Un saludo!
      Berto

  31. Excelente artículo.
    Sólo he tenido una experiencia con estos personajes en mi carrera de maquilladora,y la verdad es que la canalicé bien y salieron cosas muy positivas de ella, así que en el fondo fue muy valiosa. Pero sí,cuando uno no está acostumbrado a estos personajes te puede afectar negativamente en un principio.
    Qué bien lo has definido. Enhorabuena por este post!

    • Hola Mar,

      Es verdad que hay gente que se puede “rescatar”, pero el problema que veo es que la probabilidad es baja y el esfuerzo suele ser grande. Llega un momento que uno ya no se lo puede permitir, aparte de que también ya no tienes ganas para soportar tonterías…

      ¡Un saludo!
      Berto

  32. Sólo decir que estoy de acuerdo al 100% con lo que dices.Me indigna que haya gente que tenga como entretenimiento fastidiar al prójimo.Por la cantidad de cosas importantes y útiles que he aprendido en este blog,siento ese tipo de actitudes como una agresión a mi mismo, así que mi petición Berto es que sigas siendo como eres y haciendo lo que haces porque somos muchísimos los que te estaremos eternamente agradecidos por tus enseñanzas.

    • Muchas gracias por tus amables palabras, Antonio 🙂

      Desde luego que lo intentaré, pero la verdad es que con los niños pequeños y el trabajo que acarrea la visibilidad del blog, la cosa se vuelve cada vez más difícil 🙁

      ¡Un saludo!
      Berto

  33. Como siempre, un gran post. Enhorabuena. Esto de los trolls me recuerda a esos niños puñeteros que van por la playa pisoteando los castillos de arena ajenos. El afán que les mueve es puramente destructivo, así que lo mejor es mantenerlos alejados del blog. Hace unos meseses tuvo que soportar a uno que consideraba que todos mis posts eran una basura sin aportar nada que me ayudase a mejorar. Al no emitir una crítica constructiva, lo borré sin contemplaciones. Tal vez le habría dado alguna oportunidad, si al menos me hubiese explicado el motivo por el que todos mis artículos le parecían una porquería…

    • Hola Ricardo,

      Creo que has hecho muy bien en borrarlo directamente.

      Alguien que desembucha así, está muy claro de qué va y que debe tener algún tipo de problema personal. En ese sentido me parece que cualquier palabra que hubieses redactado para entrar en una conversación con él hubiese sido tiempo perdido.

      ¡Un saludo!
      Berto

  34. Estoy de acuerdo, Berto. Creo que una vez que “te haces público” abriendo un blog, estás expuesto a críticas de todo tipo (incluso las malintencionadas), igual que los políticos.
    Por eso creo que hace falta cierta valentía para abrir una puerta a tu intimidad, aunque sea en el ciberespacio, igual que hay que ser valiente para dedicarse a la política de forma honesta.
    Afortunadamente, como dices, los malintencionados representan un porcentaje mínimo, no tienen más importancia que ese 0,01%, y de algún modo sirven para confirmar la regla de que la inmensa mayoría navega por la red con buenas intenciones.
    Un saludo
    Alan

    • Así es Alán 🙂

      De hecho, me deja de sorprender la proporción de “buena gente” entre los lectores porque es enorme y no se corresponde con lo que ves en ámbitos más tradicionales como el trabajo, por ejemplo.

      Tampoco es que los ambientes laborales estén plagados de canallas, pero desde luego la proporción no es la misma, aunque para ser justos también hay que tener en cuenta que el contexto, la situación, tampoco es la misma.

      ¡Un saludo!
      Berto

  35. Hola Berto. Yo me encontré con un troll a las pocas semanas de empezar el blog. Y la verdad es que hizo tambalear un poco mis objetivos. No borré los comentarios y le respondía con la máxima educación. Hasta que al quinto comentario le dejé claro que podía escribir lo que quería pero que yo no iba a responder más al asunto. No volvió a aparecer y yo me quedé al fin tranquila y con la cabeza bien alta de no haer continuado en su juego. En fin para gustos los colores, pero los insultos son gratuitos y no se deben permitir. Saludos

  36. En el caso de nuestro blog, como nos dedicamos también a difundir el ‘karma 2.0’ no suelen aparecer troles por el temor a que se le duplique o triplique en su blog lo que quiere hacer en el nuestro. 🙂

  37. Saludos, considero que construir conocimiento es una de las tareas mas exigentes que hay, si bien quien imparte este conocimiento lo hace de una manera lucrativa o no, eso no debería importarle a quien lee, ya que esta el libre albedrío en continuar o no aprendiendo. Si es el caso que ya se sabe del tema, puede contribuir a una critica totalmente constructiva que aporte y no que destruya, en digital, por la diferentes maneras de monetizar, sea Adsense o afiliados entre otras, muchos las conocemos, otros no, quien sabe que es una enlace de afiliado y critica por criticar pues desconoce el ecosistema y no conoce el valor que implica escribir y construir ese contenido que para unos si que es valioso porque es hasta ahora un punto de partida. Muchos hemos aprendido de vos no por ello vamos a renegar. En todas las sociedades hay perdonas buenas y malas unos roban otros aportan, sea en linea o fuera de ella.

  38. Olmo Axayacatl dice:

    Gracias por la información 😉 He leído esto para cuando me aparezcan trolls sepa como actuar. Tengo un blog de agricultura con unas 15 mil visitas al mes. Es el que más exposición tiene pero nunca ha aparecido un troll. Solo empresas que tratan de insertar un buen de comentarios spam.

    • Hola Olmo,

      Creo que depende también mucho de la temática del blog, algunas son más susceptibles a polémica que otras. Quizás este post me traiga alguno 🙂

      En cualquier caso, me alegro de que no tengas que soportar trolls 🙂

      ¡Un saludo!
      Berto

Deja un comentario

Para ello, por favor, sigue estas pautas, por respeto a nuestra comunidad (y a nosotros):

  • Usa tu nombre personal, ni nombres inventados, ni el de tu web, ni el de tu empresa.
  • Cuida la redacción: separa párrafos y no escribas en mayúsculas (equivale a gritar).
  • No dejes enlaces a tu web en el comentario, dispones del campo "sitio web" para ello.
  • Eliminaremos comentarios con insultos, ofensivos o con lenguaje soez.

*

 

Rellena el formulario y accede a nuestro training rápido de pro-blogging

Aprenderás paso a paso y desde cero cómo usar las mejores técnicas, trucos y secretos de los top bloggers para dar el salto al siguiente nivel

Y todo 100% gratis :)