Las 5 tecnologías que usa un blog y cómo aprovecharlas a tu favor

A cualquier blogger le gustaría poder moldear su blog a lo que se le antoje porque es obvio que siendo capaz de “meterle mano” para conseguir lo que te propongas podrías dar un gran salto en el alcance y posibilidades de tu proyecto.

El valor añadido que aporta conocer cómo se hace esto me parece tan elevado que justifica perfectamente una pequeña serie temática sobre las tecnologías que emplean los blogs y que cualquier blogger debería conocer.
do
imagen persona escribiendo ordenador

Imagen de Fotolia - ©

La buena noticia es que “meterle mano a tu blog” según te plazca es posible, la mala es que lo es bajo dos condiciones:

  1. Obviamente necesitas conocer las tecnologías que usa tu blog para poder manipular los aspectos que quieras cambiar y saber lo que haces para no destrozarlo. Además, en este punto tengo otra buena noticia: no tienes que conocer estas tecnologías a fondo, no es necesario, tener unos conocimientos mínimos, pero que sean los adecuados ya te abre las puertas a infinitas posibilidades muy interesantes.
  2. Menos obvio es que tienes que tener acceso a estas tecnologías. Es decir, tienes que tener acceso al código fuente de tu blog. Según la plataforma que uses, tendrás más o menos posibilidades.

El segundo punto ilustra también de una manera muy concreta una de las diferencias entre las plataformas de blogging más importantes: el punto hasta el que se pueden personalizar. Lo cual en muchos casos es un criterio fundamental para apostar por una plataforma de blogging u otra.

Por ejemplo, las posibilidades en WordPress.com son muy limitadas (sobre todo, en su versión gratuita), puedes “tocar” solamente muy muy pocas cosas, Blogger ya da bastante más juego (de hecho ésta es en mi opinión su principal fortaleza frente a WordPress) y en WordPress.org puedes hacer absolutamente de todo que es uno de los principales argumentos para decidirse por esta plataforma.

¿Qué cosas se pueden hacer? Algunos ejemplos muy sencillos

La idea de esta serie temática es que para cada una de ellas un post especializado presentará una especie de mini-tutorial introductorio el que aprenderás cosas básicas que ya puedas aplicar inmediatamente en la práctica dando con ello un gran salto en el potencial de desarrollo de tu blog. Junto con el tutorial inicial, incluiré también las referencias que necesitas si quieres profundizar en cada una de ellas. Como verás, por suerte, hay mucho material gratuito de calidad para esto.

En este post te presentaré el mapa completo de ellas para que tengas una primera orientación de lo que es cada una y para qué sirve exactamente y vayas haciendo boca para las entregas siguientes.

Por cierto, si quieres que te avisemos de estas entregas, suscríbete a nuestra lista de correo en el recuadro que viene a continuación:

Multiplica el Nº de gente que lee tu blog

Con este eBook gratuito de plantillas de copywriting crearás titulos que dispararán los clics en tus contenidos:

  • 77 Plantillas de títulos probadas que multiplicarán los clics.
  • Sacaras infinitas ideas crear tus propios títulos.
  • Con las palabras "mágicas" redactarás textos irresistibles.
¡Buenas! ¿Me dices tu nombre?

¡Un placer conocerte!

Apuntáte aquí y recibirás gratis una copia del eBook.

Dominar estas tecnologías, al menos, a nivel muy básico te va aportar beneficios importantes dónde ni te lo esperas.

Por ejemplo, cuando leas en temas de SEO que nunca debes usar títulos <h1> más de una vez en un post esto ya no te sonará a chino, entenderás a qué se refiere exactamente. Cuando quieras hacer algún pequeño contenido especial, difícil de crear con el editor normal de WordPress (por ejemplo, una tabla de contenido para una serie de posts), saber un poquito de HTML y CSS (lo básico es fácil de aprender) te permitirá hacerlo en unos minutos.

Además, saber sólo un poquito de un poco de CSS te va a abrir la puerta a manipular cualquier plantilla de WordPress. Por fin, podrás hacerle esas pequeña modificación estética a tu tema de WordPress que no hay manera de hacerla de un modo “convencional” con las herramientas que te da la propia plantilla (el configurador la plantilla).

Y ya por último, pero no menos importante: si tienes un blog WordPress con hosting propio vas a estar mucho mejor preparado para su administración, y aunque hayas delegado esta parte en un profesional o servicio contratado, aun así te beneficiarás porque no tiene nada que ver tratar con el proveedor conociendo un poco su terreno (las tecnologías) que ignorarlo por completo, tendrás mucho más criterio para valorar su trabajo, lo que te cobra y rebatirle si es necesario.

Si quieres crear tu blog o web, aprovecha estas ofertas ahora:

Las 5 Tecnologías que todo blogger debería conocer

Las tecnologías de las que estoy hablando son fundamentalmente cinco, seguro que habrás leído y oído hablar de cada una de ellas más de una vez. Se trata de HTML, CSS, JavaScript, PHP y la base de datos MySQL (aunque en este caso habría que hablar más de “producto” o no de “tecnología”).

En el post de hoy vamos a dar un primer repaso muy breve a cada una de ellas para que cojas la idea de para qué sirve cada una y cómo se relacionan las unas con las otras. De lo que se trata simplemente es que entiendas las ideas básicas detrás de cada una y para qué se usan. Es decir, todavía no te autopresiones pretendiendo ya aprender a manejarlas, este post no está pensado para eso. Para eso están los sucesivos posts que iremos publicando en esta serie.

HTML (HyperText Markup Language)

HTML es seguramente la tecnología más fácil de entender y a la vez la más importante de todas porque es, de alguna manera, es la madre del cordero: es la tecnología en la que se basan las páginas web.

Técnicamente es un lenguaje de marcado que describe de una manera estructurada el contenido de una página. Aquí puedes ver un ejemplo muy simple:

La idea fundamental aquí es que el estándar HTML define una serie de etiquetas como <h1> o <p> que permiten describir la estructura del contenido. Estas etiquetas “envuelven” el contenido indicando con ello ciertas propiedades del mismo que le van a servir al navegador web para saber cómo representar ese contenido.

Fíjate en el ejemplo del recuadro de arriba: la etiqueta <h1>  envuelve un título indicando que es precisamente eso, un título, y que, además es un título de nivel 1. La etiqueta <h2> hace lo mismo para un título de nivel 2 y la etiqueta <p> indica que se trata de un párrafo.

La etiqueta <a> resulta especialmente interesante puesto que indica un elemento característico por excelencia de una página web: un enlace. Fíjate como la URL del enlace se indica en lo que se conoce un atributo que es el atributo href.

Así que, en definitiva, como puedes ver, que la idea es “marcar” un contenido para que un navegador web sepa interpretar cómo representarlo. De ahí que HTML se conoce como un lenguaje de marcado. De este modo, sabiendo que h1 es un título, el navegador le aplicará al texto en cuestión un tipo de letra más grande que el texto normal y si sabe que es un enlace lo pondrá de tal manera que el usuario lo identifique como tal y que sea posible hacer clic en él para irse a la página enlazada.

La forma más simple de implementar una página web es crear ficheros en formato HTML con una extensión .html que contengan este tipo. Para probar, puedes descargarte el código en este enlace y abre el fichero ejemplo-I.html.

Se te debería abrir en tu navegador web habitual y deberías ver una página como ésta:

captura ejemplo html

Cuando accedes a un sitio web y entras en una página web de este tipo, en realidad lo que está ocurriendo es que el navegador se baja el fichero de la página del servidor y la abre en tu navegador, exactamente igual que si te bajas el ejemplo anterior y lo abres en tu ordenador.

Si quieres ver este fichero como texto (es decir, cómo código fuente) no lo abras con un doble-clic, ábrelo con un editor de texto. En el caso de usar Windows, te recomiendo para ello encarecidamente Notepad++.

Si navegas por un sitio web con páginas web dinámicas esto no ya es exactamente así (hablaremos luego de ello), pero en los comienzos de la web todo era tan simple como esto y en muchos sitios aún lo sigue siendo porque siguen usando simples páginas HMTL.

La gran ventaja de usar este tipo de páginas sigue siendo que gracias a ser un proceso tan sencillo supone muy poca carga para el servidor, lo que se traduce en velocidad y capacidad de carga (tráfico) del servidor. Pero la contrapartida es que resultan muy rígidas, cualquier cambio hay que editarlo a mano lo cual hace inviable cualquier aplicación web un poco dinámica con contenidos cambiantes e interacción de los usuarios como ocurre, por ejemplo, en un sitio de comercio electrónico dónde vas añadiendo productos a un carrito de la compra.

Las hojas de estilo CSS (Cascading Style Sheets)

En el código HTML anterior, si te fijas, no hay ninguna información sobre la estética de la página. Es decir, en ningún lado se dice qué tipos de letra se deben utilizar, qué tamaños, qué color de fondo para la página y muchos más detalles que habría que especificar para lograr una página realmente un poco “presentable” desde el punto de vista del diseño como las páginas que estás acostumbrado a ver habitualmente hoy en día.

Esto se hace con las hojas de estilo en formato CSS (Cascading Style Sheets), un lenguaje que permite especificar esta información.

Aquí puedes ver un ejemplo:

Sin entrar en grandes detalles (los veremos un poco más a fondo en un post específico sobre CSS), fíjate simplemente en la idea de las “reglas” CSS: En este caso hay tres reglas muy sencillas que son las que ves entre llaves ({…}) y que se aplican a las etiquetas h1, h2 y body (esta última se refiere a la página en su conjunto, podríamos decir que al “lienzo” o “cuerpo” de la página).

En el caso de la regla para las etiquetas “h1”,  por ejemplo, se está diciendo que el texto de estas etiquetas (o sea, los títulos de nivel 1) usen el tipo de letra “Verdana” y tengan un tamaño de 1.6em (veremos también más adelante lo que es esta métrica).

En la etiqueta “body” se puede ver que se ha indicado que el color de fondo de la página debe ser un amarillo clarito que es a lo que se corresponde el código de color “lightyellow”.

Para aplicar estas reglas hay que crear un fichero con extensión .css en el que irán estas reglas y enlazarlo desde la página HTML a la cual aplicar las reglas, o bien, embeber esta parte directamente en la propia página (aunque, por ahora, no te fijes todavía en estos detalles).

Para que veas los efectos de las reglas CSS de arriba, fíjate cómo ha cambiado la página anterior. No es que hayamos conseguido una obra de arte de página, pero verás que con cuatro reglas muy simples ya hemos transformado por completo su aspecto:

captura ejemplo html

La conclusión es que, como ves, para poder diseñar una página web, siempre hay que pensar en la pareja HTML + CSS, esta pareja constituye el fundamento básico de las tecnologías web.

El lenguaje de programación JavaScript

Cuando Internet llegó a las masas a mediados de los noventa, lo que se podía hacer con las páginas web era un tanto limitado. El HTML estaba diseñado, sobre todo, para presentar contenidos como un documento Word o un PDF, pero de manera navegable. Igual que en estos documentos, el contenido se presentaba de una manera muy estática.

Para hacer las páginas web más dinámicas, menos “sosas”, se inventó JavaScript.

JavaScript es un lenguaje de programación cuyo código se descarga junto con la página web a la que pertenece (o se embebe en ella como en el ejemplo de abajo) y se ejecuta en el navegador. Lo que permite básicamente es ampliar las posibilidades del HTML estándar.

Por ejemplo, si haces clic en las imágenes de este blog, verás que se abre un marco y se ve la imagen ampliada, además, con un efecto de animación que hace todo esto más estético. Otros ejemplos típicos son los selectores de fechas o las tablas con datos que permiten ser ordenadas con un simple clic en la columna por la que ordenar.

Todas estas cosas con HTML a secas no se pueden hacer, estas cosas con las que se programan con JavaScript. Si quieres ver más ejemplos, puedes visitar esta página de demo de la famosa librería de JavaScript, JQuery.

Aquí tienes un ejemplo muy simple de una página HTML con un programita muy simple de JavaScript que abre una ventana si haces clic en el botón que se ve en la página:

Fíjate en el código que se ven entre las etiquetas <script> y </script>, eso es el código de JavaScript que se ejecuta desde el botón que se inserta con la etiqueta <input> al final de la página.

Si quieres probar este código en tu navegador, descárgatelo aquí, extrae los ficheros comprimidos a tu máquina y abre el fichero ejemplo-III.html.

En lenguaje de programación PHP (PHP Hypertext Pre-processor)

PHP, al igual que JavaScript, es un lenguaje de programación que también se usa en las páginas web. Es uno de los más populares y, de hecho, como ya hemos mencionado varias veces, WordPress está hecho con PHP.

Sin embargo, PHP y JavaScript están concebidos para dos fines muy diferentes:

  • JavaScript se ejecuta en el cliente (en el navegador)
  • PHP se usa para usarse en el servidor

El propósito de JavaScript es enriquecer partes concretas de una página web, pero PHP está más orientado a la creación de la página completa en sí para permitir la creación de las famosas páginas web dinámicas (habrás visto esta expresión alguna vez, entre otras cosas, en este blog).

¿Qué quiere decir esto?

Las páginas web “normales”, codificadas en HTML, que hemos vista hasta ahora son estáticas. Es decir, son ficheros cuyo contenido no varía. Cada vez que accedas a una página estática, vas a ver el mismo contenido, por eso se llaman estáticas, no cambian.

Un ejemplo típico sería una web de una pequeña empresa con una serie de páginas hechas en HTML con la presentación de la empresa, sus servicios, historia, etc.

Si cambia, por ejemplo, la lista de servicios, hay que ir y editar la página, igual que modificas un documento Word si quieres hacer cambios: añadir o borrar el (los) producto (s), rehacer la maquetación, etc.

Como te puedes imaginar, de este modo es imposible automatizar nada, todo es muy artesanal. Cualquier web con información cambiante (dinámica) se comería un despliegue impresionante de recursos y la velocidad de reacción sería lentísima.  ¿Te imaginas buscando productos en Amazon si los resultados de tus búsquedas ser tuvieran que editar a mano antes…?

Para este tipo de escenarios donde se mueve mucha información que cambia y que se procesa hacen falta programas informáticos que automatizan estas tareas. Si te metes, por ejemplo, en Amazon para ver tus pedidos de los últimos 3 años, la aplicación informática que hay detrás de la web buscará en su base de datos los pedidos que correspondan a tu persona y te los mostrará, todo en cuestión de segundos.

Si te interesa el tema blogging, tampoco te pierdas nuestra recopilación de los mejores recursos para blogs & bloggers

Según consulte un cliente u otro o según la fecha en la que consultes tus pedidos, el resultado será diferente, por tanto, la página de resultados no puede ser fija. Tiene que haber un modo de que la aplicación de Amazon pueda “construir” sobre la marcha los contenidos una página HTML con los contenidos personalizados para cada caso que se han extraído de la base de datos de clientes.

Esto es justamente lo que permite un lenguaje de programación como PHP.

La idea es muy sencilla: en primer lugar, en vez de llamar a una página pongamos “mispedidos.html” se llamaría, por ejemplo, a una página “mispedidos.php”. Fíjate en lo de la extensión “.php”.

Esto indica que no estamos entrando en una página estática HTML, sino en una página dinámica PHP y lo más importante: el servidor web también lo sabe y, por tanto, no se limita a descargar sin más el fichero “mispedidos.php” en tu navegador como se haría en el caso de “mispedidos.html”, sino que sabe que antes de descargar nada tiene que ejecutar las instrucciones PHP que hay en “mispedidos.php” para componer el contenido definitivo de la página.

Habrás visto, por cierto, alguna vez extensiones como .asp o .jsp, son otros lenguajes de programación diferentes, lo dicho aquí aplica a ellos exactamente igual que para el caso de PHP.

El resultado de procesar las instrucciones en PHP no es más que una simple página web “normal” (con el contenido definitivo codificado en HTML, como cual otra página HTML) y ese resultado es el que el servidor web te va a devolver como página web, como si hubieses descargado este resultado definitivo directamente como una página web en HTML normal y corriente.

Es decir, desde tu punto de vista o desde el punto de vista del navegador web que es lo mismo, no hay diferencia en el resultado final. Accedas a una página HTML estática o a una página PHP dinámica, el resultado final que ha llegado a tu navegador web es el mismo. Ese es todo el truco detrás de las páginas dinámicas o lo que es lo mismo: las aplicaciones web.

La diferencia está en lo que ocurre en el servidor web: con páginas dinámicas PHP, en realidad, el contenido de esa página no existía como tal antes de que tú accedieses a ella, sino que se ha creado sobre la marcha para ti gracias a que usando PHP se puede hacer.

El código PHP ha accedido a la base de datos de clientes, se han recuperado tus pedidos y con ello, se ha compuesto sobre la marcha el “trozo” de HTML con la información cambiante en esa página que es la lista concreta de los productos de tu pedido.

Extremadamente simplificado, una página PHP que realice una función como la antes descrita tendría esta pinta:

Fíjate como parte del código usa etiquetas HTML como las que vimos antes y cómo dentro de este código HTML hay unas etiquetas especiales que son <?php  y ?>. Esto es código PHP e indica al servidor web que aquí hay instrucciones que se deben ejecutar para sustituirlas con los “trozitos” HTML que estas generen.

En el caso de la instrucción “echo” que puedes ver en el primer bloque PHP, por ejemplo, va a hacer que ese bloque se sustituya por una cadena de texto que será el resultado de ejecutar la función “consultarPedidos()”, la cual va a producir precisamente un “trozo” de HTML corriente que será la lista de los pedidos del cliente.

Hecho este procesamiento y compuesta la página definitiva con el “trozo” dinámico ya estará lista la página definitiva para que se sirva al navegador del usuario.

El resultado podría ser éste, por ejemplo:

Como ves, esto ya es una página HTML corriente. El bloque PHP que contenía la instrucción “echo consultarPedidos();” se ha sustituido por el resultado de la ejecución de esa función, que es una lista enumerada de HTML (etiqueta <ol>) y la función PHP que estaba al final ha desaparecido por completo porque no pinta nada en la página del resultado final.

Pues esta es la “magia” de las páginas dinámicas y lo que ha permitido que hoy en día disfrutemos de sitios web tan sofisticados como tiendas de comercio electrónico, todo tipo de servicios en la nube, etc.

Las bases de datos y MySQL en particular

Seguramente ya sepas que una base datos es un aplicación que almacena grandes cantidades de datos para tratarlos de manera automatizada. Se usan en absolutamente todos los ámbitos desde las gigantescas bases de datos de Google hasta para gestionar los marcadores de Firefox. De hecho, en el ejemplo anterior, se accedía a una base datos para recuperar la información de los pedidos.

Dentro de las bases de datos, MySQL ocupa un lugar especial porque es una base de datos de software libre muy popular y la referencia para los productos de software libre en PHP como lo son también WordPress o Joomla, por ejemplo.

Pero, ¿cómo funciona exactamente una base de datos?

Para entender cómo funciona una base de datos hay que saber dos cosas básicas:

  1. Que almacena la información como tablas relacionadas entre sí, con una estructura parecida a una hoja de cálculo y dónde cada tabla correspondería a una de las hojas de cálculo con sus filas y columnas. En el ejemplo anterior, por ejemplo, podrían existir, entre otras, la tabla “clientes” y la tabla “pedidos”, relacionadas entre sí. Imagínate ahora el símil de una hoja Excel “clientes” con un identificador único para cada clientes, su nombre, domicilio, etc. y otra tabla “pedidos” con los pedidos, el identificador del cliente al cual pertenece ese pedido, la fecha del pedido, la lista de productos, etc.
  2. La otra cosa que tienes que saber es que las bases de datos se manipulan mediante el lenguaje SQL  (Structured Query Language, lenguaje de consulta estructurado en castellano). Este lenguaje permite insertar datos, modificarlos y crear consultas de todo tipo, por ejemplo: “dame todos los clientes cuyo pedido lleve un retraso de más de 5 días”. Normalmente es una aplicación como la del ejemplo de Amazon anterior quien usa el lenguaje SQL para actuar sobre una base de datos, pero también puede ser una persona quien directamente use este lenguaje para obtener información y/o manipularla.

WordPress usa una base de datos para almacenar sus contenidos, configuraciones de plugins y muchas más cosas. Por tanto, saber hacer algunas cosas básicas de SQL resulta muy útil para un blogger.

Por ejemplo, una operación muy útil es una modificación masiva como la de cambiar un texto por otro. Imagínate que sueles enlazar siempre una determinada palabra o concepto  con la misma URL (pongamos que un artículo en la Wikipedia). Resulta que por casualidad encuentras una nueva fuente que te gusta mucho más y quieres cambiar estos enlaces en los posts ya publicados.

Vaya marrón, ¿no?

Ante esta situación tendrías que localizar los posts dónde lo haya utilizado la URL en cuestión, editar cada post, irte al enlace, cambiarlo, etc. Si lo has usado en 30 o 40 posts, vas listo…

Sin embargo, con SQL la cosa se reduce a ejecutar esta sentencia SQL en la base de datos MySQL de tu servidor que sustituirá automáticamente una URL por otra y cuya ejecución será prácticamente instantánea:

Atisbas la potencia de saber utilizar un poco de SQL con tu blog WordPress, ¿verdad?

Conclusiones

Conocer las tecnologías que están detrás de un blog te abre la puerta a un nivel de posibilidades completamente diferente, tanto relativas a la evolución y personalización de tu blog, como en el control, especialmente cuando tienes un blog con hosting propio.

La buena noticia es que no necesitas dominar estas tecnologías a fondo, ni muchísimo menos, puesto que en cada una de ellas es suficiente concentrarse en una parte bastante pequeña que es aquella que como blogger más te interesa. Y eso hace que aprender un poquito de estas cosas sea viable para prácticamente cualquier persona que esté realmente motivada.

En el peor de los casos si, por tiempo o ganas, no quieres o no puedes hacerlo tú mismo, será una cultura general que simplemente te dará mucho más criterio a la hora de encargar pequeños trabajos a medida para tu blog y valorar su calidad, tiempos y costes porque tendrás una idea mucho más clara y concreta de lo que se está haciendo.

Por otra parte, el % de provecho que le saques a estas posibilidades dependerá fuertemente de las posibilidades de tu plataforma de blogging. Como veremos en esta serie, en las tres más importantes, Blogger, WordPress.com y WordPress.org, el grado de posibilidades es bastante diferente.

Pero esto ya te lo cuento con más calma en el siguiente post…

Y por último, acuérdate que para seguir esta serie, puedes suscríbete a continuación en nuestra lista de correo:

Multiplica el Nº de gente que lee tu blog

Con este eBook gratuito de plantillas de copywriting crearás titulos que dispararán los clics en tus contenidos:

  • 77 Plantillas de títulos probadas que multiplicarán los clics.
  • Sacaras infinitas ideas crear tus propios títulos.
  • Con las palabras "mágicas" redactarás textos irresistibles.
¡Buenas! ¿Me dices tu nombre?

¡Un placer conocerte!

Apuntáte aquí y recibirás gratis una copia del eBook.

Acerca del autor: Berto López

Soy autor y cofundador de este blog, actividad que realizo como hobby ya que las nuevas tecnologías siempre me han atraído mucho.

Ahora trabajo por cuenta ajena, pero he sido empresario durante casi una década trabajando en la implantación de proyectos tecnológicos en sectores con carencias en conocimiento de las nuevas tecnologías, como Retail y Pymes.

De hecho, esta experiencia ha sido la inspiración para el blog: ayudar a profesionales y pequeños empresarios a conocer y aprovechar el potencial de las nuevas tecnologías y la web 2.0.


Comentarios

  1. Hola,

    ¡Era tiempo de que alguien expusiese esta información con la claridad que lo haces en este artículo!

    Hace un tiempo que comprendí que sin conocimientos en los lenguajes de programación implicados en WordPress, era un imposible el manejo con soltura del CMS por mucho plugin que estudie uno. A mi al menos me sucede esto

    Así que me puse a estudiar un curso de XHTML, CSS y JavaScript en el canal Youtube de un fenómeno llamado Jesús Conde. Tiene al momento de escribir este comentario ¡1.134 vídeos! y cerca de nueve millones de visualizaciones ¡Somos muchos que queremos aprender!

    Hace unos días, en un café, estaban 3 chicos hablando de código, y demás, así ¡que me colé en la conversación! Uno de ellos, programador autodidacta, me expuso la idea de que pasase directamente a HTML5 y bueno, la verdad es que si me pudieses dar tú opinión al respecto te lo agradecería.

    Me gustaría dejar el enlace al canal de Youtube que cito en este artículo, cualquiera que quiera darse una vuelta puede que encuentre información de gran utilidad Canal de Jesús Conde

    Creo que a la comunidad de personas que buscan alternativas laborales dentro del Internet, se les debe de informar de manera seria. He estudiado sobre temas muy diversos, cursos gratuitos y bastantes de pago, de los que es mejor ni opinar.

    A la vez que el bagaje en múltiples conocimientos, considero muy importante encontrar los sitios donde uno se siente a gusto. Aunque por este comentario parezca lo contrario, he participado muy poco en las conversaciones online por no haber encontrado sitios que me animase a hacerlo, vuestro blog es uno de esos sitios donde me gusta aportar ánimo, ayuda o lo que sea necesario.

    Veo que este artículo no es el más comentado dentro de la gran interacción de vuestro blog, personalmente me voy a llevar el enlace del post y compartirlo,es uno de los artículos más interesantes para que el que realmente se quiere preparar.

    Estoy planificando algunos cambios, en fase de diseño e iniciando a implementar algo de lo que he aprendido a lo largo de estos cerca de seis años. Uno de esos cambios es entrar en Webempresa, he analizado la empresa y lo cierto es que me encanta su forma de hacer. Por supuesto cuando me traslade accederé desde vuestro enlace.

    Gracias por este artículo y después de comentar a compartir. Me llevo el enlace de paseo a unos cuantos perfiles sociales.

    • Berto López dice:

      Hola Carlos,

      Lo primero agradecerte este pedazo de comentario que más que comentario es un post entero 🙂

      A mi también me da un poco de pena que este post no sea de los más populares porque como muy bien dices, es de los más importantes con diferencia. Pero el tema de la programación sigue siendo un tema que no “entra bien” al público en general, tengo intención de retomar esto un poco y meter un poco más de contenido precisamente por ir acercándolo a la gente reaccia a ello.

      En cuanto a tu duda, en mi opinión, empezar por HTML 4 o 5 da un poco igual porque hay un camino lógico de aprendizaje que es el que es y acabarás llegando con el tiempo a los temas nuevos del HTML 5 de todos modos. No obstante, si esto es nuevo para ti, mi consejo es que no te sobrecargues yendo demasiado deprisa.

      En ese sentido el HTML 5 me parece prescindible hasta no llegar hasta un nivel relativamente avanzado, con el 20% del conocimiento ya se pueden hacer muchas cosas, mi consejo es que esa sea tu filosofía, sin prisa, pero sin pausa, pero asimilando lo que aprendes con solidez 🙂

      ¡Un saludo!
      Berto

  2. Gran post Berto, como bien dices al final del artículo puede que no tengas tiempo, muchas veces es mi caso, lo que ya no será tan comprensible en “mi opinión”, es que no tengas ganas. Cualquier blogger, a cualquier nivel, es una persona con un mínimo de curiosidad y la curiosidad siempre te lleva a querer saber más y mejorar.

    • Exactamente Alfonso, uno no se puede dedicar a todo, lógico, pero si tu blog es el eje de tu actividad, deberías procurar tener al menos una cultura básica de cómo funciona las bases de tu herramienta y las bases de un blog son sus tecnologías. Será fundamental para poder ejercer tu actividad de una manera óptima.

      Un saludo,
      Berto

  3. Genial Berto, yo también he hablado en mi blog de lo básico del HTML y CSS, muy útil para perqueños trucos y modificaciones en tu WordPress, pero la verdad que me va a venir fenomenal aprender lo necesario sobre todo de PHP, para poder meterle mano pero sin meter la pata 😉

    Un saludo!

  4. Está genial! Móntalo paso a paso para Tumblr plisssssss

    • Hola Kata, la verdad es que no sé qué posibilidades permite Tumblr… Pero en lo que se ve en esta serie no es exclusivo para WordPress, es aplicable también a en parte Blogger y otras herramientas que usan las mismas tecnologías como un CMS Joomla.

      Saludos,
      Berto

  5. Este es un excelente post. Enhorabuena por la dedicación. En lo personal comencé en esto de los blogs solo por curiosidad, sin saber nada de lo que acabas de mencionar. Ahora ya sé cuestiones básicas sobre HTML y CSS dado que son los lenguajes con los que están constituidos mis blosg. Por ahora nada de páginas dinámicas, aunque ya estoy decidido a aprender lo básico al respecto. De este modo por aquí andaré leyéndote. Saludos.

Deja un comentario

Para ello, por favor, sigue estas pautas, por respeto a nuestra comunidad (y a nosotros):

  • Usa tu nombre personal, ni nombres inventados, ni el de tu web, ni el de tu empresa.
  • Cuida la redacción: separa párrafos y no escribas en mayúsculas (equivale a gritar).
  • No dejes enlaces a tu web en el comentario, dispones del campo "sitio web" para ello.
  • Eliminaremos comentarios con insultos, ofensivos o con lenguaje soez.

*

 

Rellena el formulario y accede a nuestro training rápido de pro-blogging

Aprenderás paso a paso y desde cero cómo usar las mejores técnicas, trucos y secretos de los top bloggers para dar el salto al siguiente nivel

Y todo 100% gratis :)